Criticar por criticar o no

La envidia es un arma blanca (nunca mejor dicho), pero arma al fin y al cabo. De ella nace la inefable ansia de crítica destructiva que ronda por los alrededores y, no podemos negarlo, dentro de uno mismo. A veces, es mera crítica friki y facilita un tiempo de chufla de lo más divertido con los amigos (criticando a los que no están, por supuesto); otras, criticando a los otros (los que no son nuestros amigos más íntimos); las más, desmenuzando al resto (a los que ni siquiera conocemos).

Tampoco podemos negar que la crítica es multidisciplinar (qué moderna ella!!!), pues hace que nos creamos capaces de esbozar opiniones e incluso teorías sobre las más variadas temáticas, desde cine a música, pasando por teatro o arte (cómo olvidar la lucha de egos en ARCO). Tanta lucha de egos que un tropezón ha provocado la ruptura de una obra de arte de Francesco Gennari en la “súpermega” feria de arte. Según comenta Público (permítanme la licencia), “una de las mujeres (apartadas por los de seguridad del séquito real) no miró hacia atrás y pisó por accidente un cristal negro situado frente al espacio de la galería alemana Rüdiger Schöttle, a diez centímetros del suelo. El cristal se quebró. Sólo que el cristal era una obra de arte firmada por el artista italiano Francesco Gennari valorada en 18.000 euros”. Pa’ fliparlo! El seguro de IFEMA no cubre el despropósito, imaginamos que el de la galería sí.

Bueno, guay, pero hablábamos sobre la envidia… Huy, perdonen, me he puesto a criticar y se me ha ido la pinza. En fin, resumiendo (al menos, por hoy): ser objeto de envidia no es malo en sí mismo, salvo cuando se sufren las consecuencias más negativas e injustas de la misma (la crítica destructiva, el pisotón, el “poner la pierna encima”, la zancadilla…). Por no hablar de cuando una misma es la que envidia (palabra fea donde las haya) y es que yo prefiero la admiración a la envidia, señores.

Anuncios

4 comentarios

  1. Ay qué envidia de entrada ;-) Alaska bien lo sabe, a quién le importa lo que yo haga, a quién le importa lo que yo diga, pero tú sabes, Flower, que en este mundo de envidia no se muerden algunas la lengua y se mueren, ( y éso es una lástima), y es mas la sacan a pasear para intentar envenenarnos… Pero como nosotras tenemos cosas mas importantes que hacer o que decir… Pues nada, a seguir contándolas en los blogs…Besos, besos

  2. Hoy he pasado la tarde en ARCO… Me han dado ganas de pisar y romper muchas cosas, flower.

  3. Es que criticar es uno de los deportes favoritos de este pais… ni fútbol ni leches, el darle a la lengua contra los demás es lo más prácticado en todos los hogares y bares!!No te veia yo a ti muy fangoriana, la verdad…BESOS GUAPA!

  4. De regreso a la capi- y tal, me encuentro con tres comentarios maravillosos y nada envidiosos (y mira que escribo bien!!!), cada una por una razón. La primera, por “cantar” la canción del garito de Julio Iglesias (qué noches pijameras, dios, qué noches); la segunda, porque eres fantástico (como tu semana)y no está nada mal recuperar a alguien como tú; la tercera, porque si te re-conociera sería estupendo (igual cuando me lo digas me doy de bruces con la pared y sin las gafas. Por ahora no caigo, aunque tengo sospechas).


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s