Truman Capote

Retomo mi blog con fuerza y furia destinadas a romper las cuerdas que oprimen mi tiempo y mi oxígeno. Y es que no me da la vida. Pero quiero más, más tiempo, más vida, más viajes y menos deudas. Ahora me conformo con leer diez páginas de un libro o dos de una revista, o ver una peli o un capítulo de Lost o In Treatment a las dos de la mañana. Como dice Capote, “Toda vida humana tiene sus estaciones… El invierno no dura siempre”. Confiemos en que pase pronto. Y sí, estoy leyendo la biografía de Truman Capote, escrita por Gerald Clarke, que con afimarciones como ésta me han sometido al influjo Capote. O como ésta otra: “Como gran vendedor, era su mejor cliente y su capacidad para engañarse a sí mismo lindaba con lo patológico”. Una afirmación aplicable a muchos. Vale, hay que venderse, eso está claro. Vales más por lo que pareces que por lo que eres. Así de simples o complejos somos. Quién sabe. Pero NO me gusta.