Domingo de remember_Albert Boadella

ALBERT BOADELLA_EN ESTO CREO

Fuente imagen: blog de Boadella

———————————————————————————————

ENTREVISTA realizada en mayo de 2008 /
Publicada en la revista ESQUIRE en octubre de 2008

* Como siempre, comentarles que la revista Esquire, en su sección En esto creo, no publica las preguntas del periodista, sólo las respuestas del entrevistado. Así pues, les dejo las declaraciones que Boadella hizo para Esquire.

———————————————————————————————

ALBERT BOADELLA (Barcelona, 1943)

Dramaturgo, actor, bufón…

———————————————————————————————

Como actor siempre me he considerado muy malo. Me he visto más como dramaturgo.

Els Joglars (compañía teatral creada en 1962) significan y han significado mi vida y la de muchísima gente que ha formado parte de ello.

Durante los últimos años, Els Joglars ha sido una de las compañías más españolas. Siempre ha tenido un autor español detrás de sus espectáculos.

La crítica y la sátira son aspectos imprescindibles para una sociedad mentalmente sana, para aplicar una terapia frente a los fetiches y tabúes que la sociedad va creando, que no son sino excusas para ejercer el poder de forma desmesurada.

Mi relación con la autoridad ha sido normalmente complicada. Las relaciones entre los artistas y las autoridades tienen la obligación de ser difíciles. Cuando son fáciles es porque los artistas se han convertido en funcionarios.

La importancia de la Nova Cançò se debe a la imposición absurda y desmesurada de la lengua castellana en Cataluña, lo cual provocó una reacción en contra. La Nova Cançò era nueva en cuanto a que utilizaba la lengua catalana pero, desde el punto de vista musical, no aportaba casi nada.

Josep Pla y Dalí significan los dos extremos mejores de lo que es Cataluña. Uno, con un enorme sentido común, siempre en positivo; el otro, un genio que, muchas veces, a través de expresar lo negativo consigue provocar al ciudadano. Por lo tanto, entre el uno y el otro representarían la perfección de un artista.

El problema del teatro es que el público tiene unos deseos inmensos de ver cosas que muchísimas veces nosotros, los comediantes, no tenemos talento suficiente para ofrecer. Sobre todo, actualmente. El público necesita asistir a un ritual directo, cansado de ver tantas cosas enlatadas.

La libertad de expresión es la forma imprescindible de una comunidad civilizada, pero tampoco puede mostrarse bajo la tensión, el insulto y la calumnia que muchas veces se esconden detrás de este magnífico eslogan.

La Torna supuso un episodio más propio de cuatro o cinco siglos antes que a finales del siglo XX, tal y como aconteció. Supuso para la compañía unas enormes dificultades, puesto que estar en la cárcel durante la transición no es lo que corresponde a una compañía de teatro. Pero, al mismo tiempo, también saber exactamente lo que era el poder, la fuerza… A través de esta experiencia aprendí a que no me volviera a coger otra vez el gato.

Los enemigos son un estímulo importante para un artista. Eso significa que su trabajo no pasa indiferente y es un acicate constante para seguir incitándoles todavía más. Pero si son excesivos o demasiado importantes, como ocurrió con La Torna, puede acabar siendo un gran problema.

La lengua que hablo con mi mujer y mis hijos es el catalán, pero cuando hablo en español siento que también es mi lengua. Por lo tanto, casi diría que no hay diferencias. No sé exactamente en qué lengua sueño.

Me considero anti-urbanita. Vivo desde hace muchos años en el mundo rural y me cuesta soportar el mundo urbano. Pero si tuviera que elegir ser urbanita, prefiero serlo de Florencia o de París.

Del nacionalismo diría una escatología, es como un pedo que sólo le gusta al que se lo tira. El de al lado lo encuentra insoportable. 

Las intenciones son la de ser genio y figura hasta la sepultura. Aunque en eso la última palabra la tiene la naturaleza.

Mi trabajo es básicamente un juego como pueda ser la de un torero o un pintor. La palabra “trabajar” no me parece la más adecuada para significar lo que hago y hace el artista.

El humor es la mejor herramienta para conseguir liquidar el fanatismo y el fundamentalismo de las cosas. El humor es siempre una distancia respecto a los acontecimientos.

Admiro a muchísima gente, pero sobre todo a mis antepasados. Al paleolítico por conseguir en circunstancias tan difíciles cosas como, por ejemplo, las cuevas de Altamira.

Odio tener que trabajar, porque es realmente un castigo bíblico. El hombre debería siempre jugar y, luego, descansar.

El momento más culminante de mi carrera tiene lugar cuando acudo, junto con mi compañía, al Festival de Spoleto, en Italia, pues es partir de entonces cuando empieza nuestra proyección internacional.

Me siento satisfecho con la vida que he llevado hasta el día de hoy. Me parece un auténtico regalo de los dioses.

Mi familia representa para mí lo más cálido, pero también el lugar donde se me perdonan todos mis desequilibrios y mis canalladas.

A los anti-taurinos les diría, en primer lugar, que no coman carne porque están viviendo en una inmensa contradicción y, en caso de ser vegetarianos, les diría que piensen que con su actitud acabarán con una raza extraordinaria como es la del toro de lidia.

El teatro es la única cosa que hago con más o menos placer y una cierta maestría. Soy un inepto total en otras facetas, aunque a veces muestre cierta audacia. Pero es audacia, nada más.

Las “Memorias de un bufón” son una parte de mi vida en la que, sobre todo, muestro las inmensas contradicciones que existen no sólo en los artistas, sino en cualquier persona. Las personas o cosas a las que, a veces, amas mucho pueden ser tus peores enemigos. Creo que es un libro contado con una cierta sinceridad, justo hasta el límite que implica no dañar a gente que todavía está en activo. Eso me pasa por hacer unas memorias demasiado joven. Pero puedo verlo en positivo y es que no quiero ser de aquellos que acostumbran a escribir sus memorias cuando ya han perdido la suya propia. 

Tengo un cierto hartazgo con toda la situación nacionalista, con la política y con el clima que se ha generado en Cataluña en los últimos años.

Actualmente estoy trabajando en una obra, “La cena”. Básicamente trata de expresar la inmensa hipocresía e impostura que ha calado en nuestra sociedad. Todo el mundo hace demostraciones de magnanimidad y bondad que no se corresponden para nada con la realidad. Nunca antes había existido una época tan puritana e hipócrita como la que estamos viviendo y, a partir de este pensamiento, he construido una sátira sobre el medioambiente y el cambio climático.

———————————————————————————————

Anuncios

2 comentarios

  1. Con tu permiso, publico la entrevista en mi FB.
    Besitos.

    • Permiso concedido, guapa!


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s