Tiempo de reflexión_Los Goya y Terence Davies

Hoy me reafirmo: la obsesión por el cine no se cura. Ayer me tragué enterita la Gala de los Goya y no, no me aburrí. Quedé sorprendida gratamente por el gran acierto que ha supuesto para la Academia de Cine tener como frontman a Álex de la Iglesia. Un presidente que ha conseguido la reconciliación entre la Academia y el cineasta Pedro Almodóvar (por pesado, según dijo éste último), una gala entretenida (los medios dicen que ha sido la más vista de la historia) y un buen rollo tremendo entre todo el mundillo del cine que se transmite, incluso, a través de la pantalla del televisor. Para quien no la viera y todavía no haya leído las noticias, comentarles que la gran ganadora fue Celda 211 con 8 premios, seguida de Ágora con 7 y El secreto de sus ojos con 2. Aquí pueden ver, más en detalle, los premios.

————————————————————————————

Siguiendo con mi obsesión, no quiero acabar este post sin recomendarles un ciclo de conferencias en torno al cine de Terence Davies, a cargo de los Cahiers, que tendrá lugar en Caixa Forum Madrid durante el próximo mes de marzo.

¿Quién es Terence Davies?

Cineasta del recuerdo y de la evocación autobiográfica tamizada por el filtro de un estilo inimitable, como si fuera un heredero anglosajón de Max Ophüls que hace compatible la elegancia con la ira, el sufrimiento con la felicidad y la disonancia con la armonía, Terence Davies es un creador heterodoxo y libre que reformula de manera personal la mejor herencia documentalista del cine británico (Humphrey Jennings) y que reelabora su propio bagaje cinéfilo (vinculado con el musical y con el melodrama del Hollywood clásico) para crear una cosmovisión plenamente contemporánea en la que el pretérito parece fundirse con el presente. (Fuente: Caixa Forum)

————————————————————————————

P.D.: como habrán comprobado, la AGENDA DON’T DISTURB MAGAZINE ha desaparecido del mapa de mi blog. La única razón que me ha llevado a tomar esta decisión ha sido la falta de tiempo. En su lugar, a partir de ahora, toma posiciones otra sección, TIEMPO DE REFLEXIÓN, donde cada lunes cogeré lo que quede de mis neuronas e intentaré que funcionen las sinapsis. ¿El tema de esta sección? Cualquiera, el que me dé la gana, el que me inspire, el que no me deje respirar…

————————————————————————————

Anuncios

5 comentarios

  1. Yo me tragué la gala enterita y, salvo los numeritos que montan entre premio y premio como guiño a la nominación correspondiente que me dan un poco de repelús, también me lo pasé bien.
    Respecto al heredero del gran Max, voy a echarle un ojo al ciclo, pero sobre todo le voy a echar un ojo a sus pelis. ¿Tú tienes alguna?

    • Mi trastero te espera, si quieres encontrar pelis ;) Y ya sabes lo difícil que es…

  2. Totalmente de acuerdo, disfrute mucho de la gala de los Goya, del glamour de nuestras actrices y actores, de los merecidos Goya a Celda211, pero en general del reconocimiento al buen trabajo que se hace en el cine Español y de los grandes profesionales que tenemos.

    Se va a eschar de menos la agenda dont´distrurb.

  3. Hola, Bego!

    A mí, salvo marta Etura… Ella está bien, pero hay cosas que me chirrían en su personaje, aunque sea un elemento imprescindible para el desenlace de la trama.

  4. Noche grande para el cine
    la que vivimos ayer
    y que nos hizo posible
    poder volver a creer
    en nuestro cine español,
    y todos los que lo crean,
    que después de un gran bajón
    parece sacar cabeza.

    Una taquilla muy buena,
    con pelis de calidad
    como Ágora y la Celda
    que llegaron a mandar
    en el top de la taquilla;
    una gala de envidiar
    que ha sido la más seguida
    (¡no tuvo publicidad!)
    de manos de Buenafuente,
    (buena gala, buena gente)
    que medido y trabajado,
    con humor inteligente
    y tono desenfadado,
    hizo olvidar ese ambiente
    bastante politizado
    que en las previas ediciones
    resultó algo exagerado
    y que a los presentadores
    reducidos los dejaron
    a ser meros transmisores
    de eslóganes muy quemados
    olvidando sus labores:
    presentar a los premiados;
    un discurso, de la Iglesia,
    que fue para darle un Goya
    porque usó palabras serias
    y dió nombres a las cosas
    solicitando modestia
    a los que viven del cine,
    pidiéndoles a la vez
    trabajar y hacer posible
    el que lleguen a creer
    los que acuden a las salas
    que las pelis españolas
    son tan buenas (o tan malas)
    como cualquiera otra
    (aunque sea americana);
    el reencuentro de Almodóvar,
    el más internacional,
    ese que América adora,
    con su lugar natural
    e incluso entregando un Goya,
    que fue la traca final
    de esta gala tan redonda
    (no faltó ni la Sardá)
    donde la escena española
    volvió por fin a brillar.

    Resumiendo la rimada:
    “la que más ganó en los Goyas
    tal y como fué la gala,
    fue nuestra escena española”


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s