El Ángel Exterminador / Tiempo de reflexión

La etapa mexicana de Buñuel dio mucho de sí, quienes conocen su trabajo lo saben. Bajo el título de El Ángel Exterminador (1962) nos muestra un drama surrealista que produce, ante todo, un proceso de extrañamiento in crescendo:

El director usó en esta película sistemáticamente las repeticiones de secuencias, aunque no idénticas. A pesar de que en muchas ediciones se han cortado creyendo erróneamente que constituían defectos de montaje, estas son plenamente conscientes. Nada más comenzar la película vemos a todos los invitados que vienen de la ópera entrar en la mansión de Nóbile. Y entran dos veces. Pero con sutiles diferencias. En una secuencia el punto de vista de la cámara en el plano en que atraviesan la puerta de entrada es en un acentuado picado y en otra, en claro contrapicado. Del mismo modo vemos a las criadas, que, a la vez van saliendo de la casa, sin ningún motivo aparente, salir dos veces y esconderse de nuevo en sendas ocasiones al ver la llegada de los burgueses a la cena; el brindis es propuesto dos veces por el anfitrión… más de una decena de estas repeticiones, que dan un ritmo extraño y poético al film, podrían contarse. Fuente. Wikipedia.

Una repeticiones que generan, en un primer momento, cabreo, ante la copia comprada; en un segundo, curiosidad ante la asimilación de la intencionalidad de lo acontecido en la pantalla y, finalmente, desubicación como espectadores de algo que no llegamos a entender. Estos detalles, provocan una mayor adicción, si cabe, a la historia. Pero si hablo hoy de ella en Tiempo de reflexión es por ser espejo y metáfora de la putrefacción de la sociedad actual; una sociedad  que no provoca en mí sino extrañamiento y disconformidad, tanto como cabreo, curiosidad y desubicación.

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Anuncios

Ana María Matute / Domingo de Remember

Ana María Matutes_Quico García

Fotografía_Quico García


Ana María Matute
acaba de recibir el Premio Cervantes 2010, el más prestigioso de las letras españolas y uno de los que se le resistía, comentó durante la entrevista que le hice en septiembre de 2008 para la revista EME (El Mundo). Se convierte, pues, en la tercera mujer en conseguirlo, tras otras dos Marías (permítanme la licencia): María Zambrano y Dulce María Loynaz.

Domingo de remember se convierte así en espacio suyo por derecho propio. A continuación pueden leer la entrevista. Llena de dulzura, pero también de picardía añeja. No en vano, tiene un pasado de esos que marcan con hierro candente y dejan un frío poso repleto de cálida melancolía. Pasen y lean.

 

ENTREVISTA A ANA MARÍA MATUTE

Es considerada “una de las voces más personales de la literatura española”. Tanto es así que, desde 1998, ocupa satisfecha uno de los sillones de la Real Academia Española (su sillón, el K) y ha recibido numerosos premios a lo largo de su trayectoria, desde el Nacional de Literatura al Nadal, pasando por el Planeta y el Lazarillo. Además, fue nominada al Premio Nobel de Literatura en 1976 y, aunque se le resista el Cervantes, en 2007 recibió el Nacional de las Letras Españolas.

Matute (Barcelona, 1926), sin embargo, tiene un pasado de esos que marcan con hierro candente y dejan un frío poso repleto de cálida melancolía. Sin duda, su atípica infancia ha delineado su trayectoria como escritora. La propia Matute nos cuenta que creció en una familia de la pequeña burguesía catalana, pero que no todo fueron parabienes. Su infancia trascurrió entre largos periodos de convalecencia (“era una niña muy enfermiza”) que le obligaron a crear su propio imaginario literario. Las sombras en las paredes de su habitación y los cuentos, afirma, fueron destacados e imprescindibles elementos de juego. Por eso, imaginamos, a la escritora le resulta difícil distinguir entre la delgada línea que separa lo real de lo imaginario. De hecho, el ingrediente “mágico” es clave en su cocción (producción) literaria y convierte gran parte de sus libros en pura quimera. Pero también formó parte de la generación de los “niños asombrados” (ella misma dice haber creado esa expresión) que crecieron y tuvieron que lidiar con un universo perfilado por las grietas del enfrentamiento entre Caín y Abel, el de la España de la guerra y la posguerra. Un universo que, posteriormente, plasmaron en sus relatos, “asombrados” ante la barbarie que habían vivido siendo niños. Matute fue y sigue siendo una niña que devora la vida, que tiene imaginación, pero también memoria. “Con 17 años escribió su primera novela, Pequeño teatro, por la que Ignacio Agustí, director de la editorial Destino en aquellos años, le ofreció un contrato de 3.000 pesetas que ella aceptó. Sin embargo, la obra no se publicó hasta ocho años después.” Los Abel (1948), una metáfora sobre la Guerra Civil, se convertiría así en su primera novela publicada. Posteriormente, llegaron otros relatos, tan inolvidables como el primero. No en vano, la autora entiende el negro sobre blanco como una forma de protesta sin la que no podría vivir y se aplica con empeño y sabiduría. Pero su verdadero éxito de ventas llegaría con Olvidado Rey Gudú (1996). Todo un revulsivo para la novelista. Cuatro años más tarde, vio la luz Aranmanoth. Su última novela hasta la fecha.

Nos encontramos con la octogenaria escritora momentos previos a la conferencia inaugural de los Cursos de Verano 2008 de El Escorial que ella misma llevará a cabo, pese a encontrarse todavía en silla de ruedas recuperándose de una reciente enfermedad (nada grave, nos comentan). Se muestra coqueta y risueña, con ganas de romper esquemas preconcebidos respecto a ella y su aparente fragilidad. La novelista, sin duda, es pizpireta y, antes de empezar la entrevista, pide con fervor un poco de picardía en su Coca-Cola. Irónica responde a nuestras múltiples preguntas, protestando animosamente si no reímos sus gracias (a veces, picardía de por medio, es difícil entender sus palabras). ¿Valoración final? Agradable, pero con acusado carácter. Como un buen vino añejo. Así es Matute. Sigue leyendo

Jordi Costa y Lost / De series / Último capítulo

lost-815

Despierten. Son las 8.15 horas de la mañana. El vuelo 815 de Oceanic Airlines está apunto de despegar. Durante el trayecto, podrán disfrutar del último capítulo de la temporada de Lost. Por supuesto, entiéndanme, en el Taller de nueva ficción televisiva que está impartiendo Jordi Costa y que yo emito a modo de serial 2.0.

Para su comodidad, les recomendamos que mantengan el cinturón abrochado durante todo el vuelo. Por favor, lean las instrucciones de seguridad que encontrarán en frente de sus asientos. En el caso de una pérdida de presión en cabina durante el vuelo

Lost, 5 años en 8 minutos y 15 segundos. Fuente: Todoseries.com

CON QUÉ JUEGA LOST

  • con la idea de realidad como simulacro. Es difícil distinguir dónde empieza la realidad y dónde la ficción.
  • con nosotros como espectadores, con nuestras expectativas. Nos obliga a interpretar constantemente con el único objetivo de mantenernos entretenidos buscando la pata de conejo.
  • con el concepto de dejà vu.
  • con la estrategia del desconcierto, aunque manteniendo una constante dentro de su lógica.
  • con escenas que son espejos de otras.
  • con la inestabilidad de los roles y la moral: ahora bueno, ahora malo. Mañana, tal vez, regulero.
  • con el devenir lógico del tiempo: pasado, presente y futuro se entremezclan en la trama.
  • con la posibilidad de la bilocación.
  • con posibles dinámicas de redención en un purgatorio simbólico (la isla).
  • con nuestros referentes filosóficos. No en vano muchos de sus personajes remiten a filósofos tan conocidos como Hume (Desmond), Rousseau (Danielle), Locke (John), etc.

La filosofía de Lost-libro

HEREDEROS DE LOST

Tal y como afirma el Sr. Costa, los descendientes de Lost, no son sino imitaciones descafeinadas. Hablamos de Héroes (¿un spin-off de Lost?) y Flashforward (¿una serie creada por el propio J. J. Abrams en la sombra?).

flash_forward_500x300

Imagen: Flashforward

CURIOSIDADES DE LA HIBRIDACIÓN DE LOST CON OTROS MEDIOS

The Lost Experience, un juego de realidad alternativa diseñado por los guionistas y productores de Lost para atrapar fans y expandir la trama (Lostpedia).

Oceanic Airlines, la compañía real del vuelo 815 de Lost.

Drive Shaft, el grupo de música de Charlie Pace, el yonqui de Lost, tiene página web.

Y es que como afirma el propio J. J. Abrams, Internet ha cambiado la forma de hacer televisión. Ahora las fronteras se rompen y se entremezclan, lo que facilita un juego (el del autor con nosotros como espectadores) más entretenido.

LIBROS HÍBRIDOS ENTRE REALIDAD Y FICCIÓN

Matadero 5, Kurt Vonnegut.

Los muertos, Jorge Carrión.

El fondo del cielo, Rodrigo Fresán.

Turismo interior, Marcos Ordóñez. Libro que he comprado y estoy leyendo con avidez.

Hervir un oso, Jonathan Millán y Miguel Noguera.

OTROS LIBROS

WatchmenAlan Moore. Vale, esto es un cómic, pero aceptamos pulpo (Paul) como animal doméstico y bola de cristal para la selección española.

La filosofía de Lost, Sharon M. Kaye. Aviso para navegantes: no es un libro de autoayuda, sino una compilación de ensayos sobre filosofía tomando como punto de partida la serie Lost.

P.D.:


* Las próximas tres entregas estarán dedicadas a The Wire. Ya saben, un mes, una serie, tres entregas.

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Canciones para un martes

radio antigua

A SUNNY DAY IN GLASGOW /
C’mon

ARCHIVE / Dangervisit

BLACK CAB / Rescue

CARIBOU / Odessa

JULIAN CASABLANCAS / Little Girl “Dark Night of the Soul”

Fine Little Day
Imagen: Fine Little Day

Seguro que todos los que aparecen en el muro me leen, escuchan y comparten mis post :)

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Juan Manuel de Prada en Cinemad / Tiempo de reflexión

CINEMAD10

El sábado 20 de noviembre me desplacé a la Sala Berlanga, el antiguo Cine California de Madrid, para ver el documental sobre la vida, obra y milagros de un grande del cine de terror, Paul Naschy (1934-2009, Madrid). El documental, bajo el sugerente título de El hombre que vio llorar a Frankenstein, va desgranando a lo largo de su metraje los avatares de Jacinto Molina a.k.a. Paul Naschy, el Lon Chaney español, desde la subjetiva atalaya de la admiración, que ensalza a la persona y el personaje y deja las críticas y polémicas para otros.

Paul Naschy_Oscar L. Tejeda

Esto no pasaría de meramente anecdótico en mi agenda cultural si no fuera por la presencia insospechada en Cinemad de un Juan Manuel de Prada, siempre cuestionado por sus retrógradas e ilógicas afirmaciones en torno al aborto, la juventud, la política, las drogas, etc. Vamos, en torno a casi todo: de su boca sólo parecen salir perlas y joyas de la corona respecto a cualquier tema. Se me escapa la razón de su asistencia (igual es amigo de la familia, presente en la proyección), pero no pude sino sentirme incómoda y notar cierto escalofrío recorriendo mi cuerpo. Llámenlo ojeriza.

Como dicen en El Intermedio, “El diablo se viste de Prada”. Pasen, vean y juzguen por sí mismos. Tal vez así, empaticen con mis duras palabras anteriores.


Si les curiosea saber un poco más sobre la todavía desconocida figura de Paul Naschy, lean la entrevista realizada por la que esto subscribe el 13 de octubre de 2007, durante el Festival de Sitges, y publicada en Esquire.

* Por cierto, la fotografía que ha servido para hacer el cartel del mencionado documental es de Óscar L. Tejeda.

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-


Entrevista a Gerardo Olivares / Domingo de remember

Gerardo Olivares

Hoy Domingo de remember es igual a Gerardo Olivares. ¿La excusa? Una casi perfecta: el próximo 26 de noviembre llega a las salas patrias su nuevo trabajo, Entrelobos, una historia basada en un hecho real capaz de hacer tambalear nuestras hieráticas maneras y congelados sentimientos. Así las cosas, recojo aquí la entrevista que le hice el 27 de diciembre de 2007 para Autozine, por si, como espectadores, quieren conocer un poco más a quien está detrás de la cámara.

MÁS INFO:

http://www.entrelobos.es
http://www.wandavision.com


ENTREVISTA A GERARDO OLIVARES

Olivares (Córdoba, 1964) ha sido noticia en los últimos meses gracias a que 14 kilómetros, su segundo y más reciente trabajo de ficción, ha logrado hacerse con la Espiga de Oro del Festival de cine de Valladolid. El premio no pasaría de anecdótico, sino fuera porque con ello se ha convertido en el primer español en conseguirlo. Recuerden que llevamos más de medio siglo de festival. Pero el cineasta de origen cordobés no es estrictamente un recién llegado con suerte. Ni mucho menos. Su trayectoria profesional es fecunda. Ha dirigido, participado y colaborado en  documentales de viajes, culturales, antropológicos, de investigación y naturaleza entre los que destacan: La Ruta de las Córdobas, La Ruta de los ExploradoresLa Ruta de Samarkanda, Los herederos de Gengis Kan, Los hijos del Jaguar, Bajo la sombra de los Annapurnas, Una nube sobre Bhopal y  Mekong, el río de los nueve Dragos. Todos ellos emitidos en TVE. Vamos, todo un tropel de documentales que Olivares ha disfrutado como un niño. No en vano, abandonó la carrera de periodismo en su tercer año por un trabajo en la revista Los aventureros que le permitió viajar y conocer aquellas culturas y pueblos que sólo podía imaginar o disfrutar de una forma pasiva (en televisión) desde el cómodo sofá de su casa. Pero la cosa no sólo quedó en eso. También creó, en 1991, Transglobe Films, una productora de documentales que dejó atrás hace ya cuatro años en busca de nuevos proyectos.

Sus trabajos, tanto de ficción como documentales, hablan de otras culturas, nos acercan a ellas y nos embaucan con su belleza y diversidad, aunque también pretenden sensibilizarnos con un problema, el del continente africano, que en palabras del propio Olivares es muy serio y “no podemos solucionar subiendo la valla de Melilla tres metros más”.

Ya en su primer trabajo de ficción, La gran final, nos tocó la fibra sensible desde el lado más cómico (hay ciertos matices que recuerdan al Berlanga de la España de gallina y pandereta) y surrealista. Su película planteaba la siguiente situación: qué pueden llegar a hacer personas de diferentes culturas (subdesarrolladas) para poder ver en una pantalla de televisión la final de la Copa del mundo de fútbol. Dejando atrás lo superficial, aprovecha para mostrarnos la particularidad y riqueza de cada forma de vida, de cada pueblo que nos presenta, sin necesidad de caer en lo pedagógico. Por su parte, 14 kilómetros ahonda en el tema de la inmigración. Tanto es así que su título hace alusión a la distancia que separa África de Europa. Una distancia que preocupa y ocupa el centro de atención de un cineasta atípico en el territorio patrio, tanto por sus historias como por sus formas.

Casualidad o causalidad, Olivares es además miembro de Thinking Heads, plataforma desde la que se dedica a dar conferencias sobre la inmigración. Es más, junto a la secretaría de inmigración del Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales, dará en breve un ciclo de conferencias por toda España para sensibilizar a la gente joven sobre dicho tema y pretende hacer lo mismo en los países desde los que parten los cayucos. Sigue leyendo

La estrategia de datos de Andreas Weigend / Otra conferencia 2.0 es posible

Las redes sociales y los nuevos usos de la información son el centro neurálgico del nuevo marketing, afirma Andreas Weigend, Jefe científico de Amazon.com y consultor de empresas como Lufthansa, MySpace, y Nokia, que asume y potencia la social data revolution.

Centrado en estudiar y analizar el comportamiento de los usuarios y los datos que generan, afirma lo que ya se ha convertido en el pan de cada día: la comunicación es bidireccional, y eso ha dado al traste con las tradicionales formas de hacer negocio, con los factores que influyen en la decisión de compra de un potencial cliente. Al final, de lo que se trata es de dejar de enviar impactos publicitarios y trabajar más en construir relaciones. Asumámoslo, la relación entre marcas y consumidores ha cambiado para siempre: a las redes sociales, al manido 2.0, hay que sumarle una realidad transmedia que se nos muestra por múltiples dispositivos; una dispersión difícil de manejar por parte de las marcas, pero también por parte de los usuarios. ¿Dónde está nuestro público objetivo? ¿Con qué plataforma nos quedamos? ¿Nadie se ha vuelto loco con tantas cuentas y contraseñas en tantas aplicaciones distintas pese a disponer de una herramienta que, como TweetDeck, las aglutine todas?

Sigue leyendo