De cine_Ricos y extraños

RICOS Y EXTRAÑOS

Dir: Alfred Hitchcock
Fecha de estreno: 1932

Heredera del expresionismo alemán, del cine mudo, y sin el factor suspense que se le atribuye indefectiblemente a Hitchcock (tampoco hay cameo por su parte), aunque plagada de ironía (también picardía) y reflexiones sobre el amor, el matrimonio, la pasión y la rutina. Por supuesto, con una rubia (Joan Barry) como protagonista… como en toda su obra.

Así se nos muestra, a priori, Ricos y extraños, curioso filme del cineasta británico, rodado a principios de los  30, ocho años antes de su primer trabajo americano, Rebeca (1940).

[Entre medias, todo hay que decirlo, hubo tiempo para otras delicias fílmicas:  El hombre que sabía demasiado (1934) y 39 escalones (1935)].

Ricos y extraños (adaptación de una novela de Dale Collins) narra, en definitiva, el viaje alrededor del mundo de una pareja que emprende, realmente, sin sospecharlo, un viaje al interior de su matrimonio y se encuentra con la infidelidad y una ventana abierta a la felicidad que, tras un tiempo, cierran: uno, al ser traicionado; otra, por rutina, por amor que más bien es cariño.

Sorprende o, al menos, así me lo parece, el maltrato psicológico (menosprecio) que ella, interpretada por Joan Barry, recibe de él, su marido (Henry Kendall). ¿Más vale, entonces, malo conocido que bueno por conocer? No puedo estar de acuerdo, la verdad. Por lo tanto, no me gusta el entrecomillado Happy End, que ni es happy, ni es nada.


VER VÍDEO

—————————————————————-

MÁS INFO

Género: Una mezcla de comedia romántica y drama
Nacionalidad: Gran Bretaña

Actores: Henry Kendall, Joan Barry, Percy Marmont,  Betty Amann,  Elsie Randolph

Productor: John Maxwell
Guión: Dale Collins, Alma Reville
Fotografía: Jack E. Cox, Charles Martin
Música: Hal Dolphe

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Otro CLÁSICO es posible_John Ford

John Ford con dos de sus actores fetiche, John Wayne y James Stewart, durante el rodaje de El hombre que mató a Liberty Valance (1961).


JOHN FORD
/ Por Francisco Javier Urkijo

Autor de cuestionadas biografías sobre John Frankenheimer y Sam Peckinpah, también en Cátedra Ediciones, Urkijo hace entrega aquí (3ª edición / 1ª edición en 1991) de una monografía sobre John Ford (Estados Unidos, 1894-1973), el considerado “Director de directores” y responsable de obras maestras como La diligencia (1939), Las uvas de la ira (1940) y Centauros del desierto (1956). Ahí es nada.

Urkijo ha estructurado el libro en apartados estancos, lo que facilita su lectura y comprensión. Por una parte, están la significación histórica de John Ford y su obra; por otra, su biografía y dos miradas sobre el trabajo del director, la suya propia y la de la crítica. Finalmente, encontramos una extensa filmografía que incluye fichas de cada una de sus películas, así como resúmenes argumentales y comentarios al respecto.


SU CARA MÁS DESCONOCIDA

Pero también nos habla de su cara más desconocida, los documentales que realizó durante la Segunda Guerra Mundial como propaganda contra los nazis, de cómo llegó a Hollywood (gracias a que uno de sus hermanos ya trabajaba allí), de cómo antes, en su etapa de cine mudo, era conocido como Jack Ford, nada de John, de cómo afectó a su cine ser hijo de inmigrantes irlandeses en Estados Unidos y un largo etcétera.


UN GRAN ANGULAR SOBRE FORD

No obstante, estamos sólo ante una breve introducción (y así debe entenderse, nunca como una obra definitiva) al universo del cineasta que bien merece ser acompañada por un ciclo de cine fordiano casero e, incluso, de otras lecturas, como la del libro que publicó el también realizador Peter Bodganovich, amigo y conocedor de la obra de Ford. Un cine, el suyo, que se nos muestra impregnado de blanco y negro (sin descartar el color), querencia por el gran angular, los planos fijos y unas interacciones argumentales constantes entre civilización y primitivismo, además de una excesiva afinidad por el modelo único de famila (el convencional, entendámonos) como tabla de salvación. Resumiendo mucho, les diré que Ford es puro western, puro Monument Valley, que merece nuestra atención tanto como el spaghetti western de Sergio Leone, aunque el trabajo de ambos sea tan diferente.

En fin, pasen y lean (sus biografías), pasen y vean (sus películas). Sólo así obtendrán su particular gran angular sobre la obra cinematográfica de un autor imprescindible, John Ford.

Para terminar, les dejo un interesante vídeo que compara la obra de Ford con la de otros cineastas como Steven Spielberg, George Lucas, Martin Scorsese, Clint Eastwood y Paul Thomas Anderson donde se indica hasta los homenajes explícitos.


—————————————————————

MÁS INFO:

Editorial: Cátedra, Colección Signo e Imagen / Cineastas
Precio: 12.70

—————————————————————