La estrategia de datos de Andreas Weigend / Otra conferencia 2.0 es posible

Las redes sociales y los nuevos usos de la información son el centro neurálgico del nuevo marketing, afirma Andreas Weigend, Jefe científico de Amazon.com y consultor de empresas como Lufthansa, MySpace, y Nokia, que asume y potencia la social data revolution.

Centrado en estudiar y analizar el comportamiento de los usuarios y los datos que generan, afirma lo que ya se ha convertido en el pan de cada día: la comunicación es bidireccional, y eso ha dado al traste con las tradicionales formas de hacer negocio, con los factores que influyen en la decisión de compra de un potencial cliente. Al final, de lo que se trata es de dejar de enviar impactos publicitarios y trabajar más en construir relaciones. Asumámoslo, la relación entre marcas y consumidores ha cambiado para siempre: a las redes sociales, al manido 2.0, hay que sumarle una realidad transmedia que se nos muestra por múltiples dispositivos; una dispersión difícil de manejar por parte de las marcas, pero también por parte de los usuarios. ¿Dónde está nuestro público objetivo? ¿Con qué plataforma nos quedamos? ¿Nadie se ha vuelto loco con tantas cuentas y contraseñas en tantas aplicaciones distintas pese a disponer de una herramienta que, como TweetDeck, las aglutine todas?

Sigue leyendo

Nicholas Negroponte: “El teclado es el mejor nivelador social”

One Laptop per Child

Si hablamos de educación, hablamos de brecha digital, de túnel en el tiempo. Es obvio que la ecuación “Tecnología + Educación + Inclusión Digital” no tiene buena ni inmediata solución. Pero esta no es una situación atribuible sólo a los países menos desarrollados. En España ocurre tres cuartos de lo mismo, pese al proyecto Escuela 2.0 impulsado por el Ministerio de Educación que contempla el uso personalizado de un ordenador portátil por parte de cada alumno.

Nicholas Negroponte, padre del proyecto One Laptop per Child (un ordenador por niño) y cabeza visible del MIT MediaLab (laboratorio y think tank de diseño y nuevos medios del Massachusetts Institute of Technology, MIT) ha estado en Madrid, dentro de la más que interesante programación del Global Education Forum (GEF10). Sigue leyendo

Coaching 2.0: ¿consigues lo que quieres?

El Congreso de Internet (22, 23 y 24 de octubre), tuvo grandes fallos: el streaming no funcionaba, no había conexión Wi-Fi gratis (la que había era del hotel: había que pagar), la organización fue un caos sazonado de formas inadecuadas, las sillas eran incómodas, el visionado de los speechs deficiente… Menos mal que Superman, léase Alfonso Alcántara, vino a rescatarnos y, entre sus aciertos, que fueron muchos, hizo la crítica más necesaria de todas: “los asistentes han pagado 75 €, los ponentes hemos cobrado 0”.

No me extraña que el mercado laboral no remonte. ¿Trabajo gratis también para los gurús 2.0? Pensaba que esto sólo afectaba a los menos posicionados… Llegados a este punto, muchos se preguntarán: ¿qué tiene que ver todo esto con el Coaching 2.0? Sigue leyendo

Criticar por criticar o no_Identidad digital vs Identidad física

Imagen: antivirus

Los últimos días se ha estado hablando mucho del agujero de seguridad en el chat de Facebook. Esto me ha llevado a pensar de nuevo en la identidad digital de cada uno de nosotros en las redes sociales, en nuestra huella digital, en cómo nos perciben y hacemos que nos perciban los demás.

Hoy por hoy, parecen coexistir dos realidades paralelas, la física y la virtual. Pero no nos engañemos, nuestro perfil en las redes sociales, en la web 2.0 y el que tenemos en la calle, con nuestros amigos, nuestra familia o en el trabajo, se dirigen hacia un punto común, nuestra imagen pública, a la que van dando forma. Por lo tanto, yo no hablaría de dos mundos separados, distintos, sino de uno mismo: tampoco nos comportamos igual en un contexto que en otro, con unas personas u otras, pero no dejamos de ser nosotros y nuestros múltiples yoes.

POSIBLES ERRORES

Por eso mismo, recordar que debemos tener cuidado con lo que decimos o incluimos (fotos, vídeos, etc.) en las redes sociales no está de más. El caso de aquella persona que tiene como amigo a su jefe y mete la pata con un comentario sobre el trabajo es más común de lo que pensamos. Llamémosle ingenuidad, si quieren. El caso de aquella otra persona que es descartada en un proceso de selección por la cantidad de fotos colgadas en Facebook en las que aparece borracha, drogada o desnortada… En fin, llamémosle doble moral, si quieren, pero así funciona y así se lo hemos contado.

Imagen: medicablogs.diariomedico.com

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Terra incógnita_Networking

Leyendo El marketing que nunca conoció de Willem Burges me encuentro con algunas afirmaciones interesantes. Les dejo con una que extrapolo y, por lo tanto, aplico a la importancia de hacer networking (establecer una red de contactos profesionales). Si era conveniente antes, ahora, con la crisis, se ha convertido en imprescindible. Por supuesto, cuando lean “marca”, lean también personal branding, institución o similar.

Si el cliente no recuerda el nombre de “la marca”, entonces es bastante difícil que el cliente tome cualquier tipo de acción que estimule el negocio de “la marca”. (…)

Sigue leyendo

Tiempo de reflexión_Geekonomía, de Hugo Pardo Kuklinski

GEEKONOMÍA, UN RADAR PARA PRODUCIR EN EL POSTDIGITALISMO

Autor del libro_Hugo Pardo Kuklinski

Como afirma Antonio Bartolomé Pina en las páginas de Geekonomía, “en la era de la sobreinformación, el prestigio está configurado por el grado de atención de los otros”. Es decir, como empresa, institución, persona o profesional puedes publicar todo lo que quieras y puedas, pero tu grado de importancia depende de tu visibilidad (cuánto eres leído, citado, etc.). Algo que hoy en día, gracias a las redes sociales, es relativamente más fácil de conseguir. Una visibilidad que aporta reconocimiento, prestigio, condición de experto (sea cual sea la materia) y, por ende, aunque sea de manera indirecta (todavía no podemos hablar de ingresos por publicidad de cierto peso y, mucho menos, de forma pluralizada), genera un ROI, un retorno de la inversión (tiempo, dinero, energía), a modo de conferencias, charlas, trabajo, alumnos, clientes o similares.

Sigue leyendo

Otro vuelta de tuerca es posible_Nuevas tecnologías + Pinball

Fuente_oclacc.org

Cuando como empresa, institución o personal branding nos planteamos el uso de las redes sociales y la creación de un blog como posibles (necesarias, diría yo) herramientas de comunicación debemos ser conscientes de la gran diferencia que suponen respecto a los métodos de antaño.

Como diría Matías Palm Jensen, Ceo y Director Creativo de Farfar (Suecia), EL JUEGO DE LA VIEJA GUARDIA PUBLICITARIA ERA EL BOWLING, donde la agencia lanzaba una bola (mensaje) intentando derribar el mayor número de bolos a través de un plan de medios establecido y lanzando la bola tantas veces como permitiera el presupuesto; mientras que EL JUEGO DE LA NUEVA PUBLICIDAD ES EL PINBALL, en el que la agencia creativa lanza una bola (que ya no es un mensaje sino un contenido de valor) a sus públicos/usuarios y ellos hacen que rebote. En el pinball no se sabe hacia dónde rebotará exactamente cada bola, pero cuanto más rebote mejor. Es decir, estamos ante PUBLICIDAD QUE NO PARECE PUBLICIDAD!!!!! ¿Es necesario que especifique que hablo del reenvío de noticias, vídeos, imágenes e información? Sigue leyendo

Terra incógnita_ El e-book debe reinventarse o morir

suicidame

¿Si el cine no es teatro filmado, por qué tendría que ser el libro digital un libro leído en pantalla? El e-book, en estos momentos, recuerda a El gabinete del doctor Caligary (Robert Wiene, 1920), una película donde los actores se mueven con gestos teatrales, abiertos y exagerados, frente a unos decorados de cartón-piedra. El cine, por entonces, no había encontrado su especificidad, su forma propia, y se aferraba al teatro. Exactamente lo mismo que está pasando con el libro digital. El nuevo formato ofrece cientos de posibilidades nuevas, pero seguimos aferrados al negro sobre blanco, así de tajante se muestra Hotel Postmoderno, el colectivo valenciano de literatura experimental que acaba de presentar Suicídame, su segundo proyecto literario, tras su primera novela homónima y también grupal. Sigue leyendo

Terra incógnita_las claves del periodismo 2.0_Newwws!

Cómo ser periodista 2.0 o crear un medio digital sin morir en el intento, así podríamos haber titulado este artículo. Y es que, en definitiva, los periodistas –vieja o nueva escuela- lo tenemos crudo ante tanta overdose tecnológica y diversidad de demandas a la que nos vemos sometidos.

Frente al tan cacareado periodista One Man Band, una se queda paralizada, sobre todo teniendo en cuenta que ni los propios medios saben hacia dónde se dirigen -ni ellos mismos, ni esta revolución tecnológica-. Si a ello le sumamos la crisis del sistema económico mundial, podemos decir que esto no ha hecho más que empezar.

Imagen: “El hombre orquesta” (One Man Band, 2005), corto de Pixar

Cabe la posibilidad de equiparar el estado mediático actual a una realidad Photoshop. Es decir, tendríamos diferentes capas que, agrupadas, darían una imagen global del fenómeno. O lo que es lo mismo, para entender lo que está pasando, necesitamos tener presente los diferentes elementos que articulan la realidad.

Por una parte, la industria periodística –conocer su lado empresarial, por supuesto-; por otra, el rol del periodista -qué cambia del papel al 2.0- y, finalmente, las nuevas oportunidades que surgen de cualquier crisis. Sin duda, estamos en un mundo nuevo, un mundo conectado, y eso requiere, por ende, de nuevos modelos de negocio y nuevos comportamientos.

Así lo apuntó Víctor Puig, director de reputación y contenidos en Overalia, el pasado martes, en la última conferencia de Newwws!, “un espacio para reflexionar sobre la comunicación editorial en los nuevos espacios digitales” que ha tenido su sede en el IED durante los últimos cuatro meses.

Puig habló de publicidad en Internet -que es, al fin y al cabo, lo que mantiene los medios y a los periodistas-, poniendo de relieve el mayor sufrimiento de los nativos digitales frente a los provenientes del papel, pues son estos últimos los únicos que cuentan con balón financiero detrás y un prestigio ya consolidado.

Los nativos digitales, hasta que todo esto se estabilice y el dinero fluya con normalidad, se ven obligados a mantener una estructura de gastos imposible y eso pese a que el tamaño de las redacciones digitales se ha reducido a la mínima expresión. Y es que la pela es la pela, amigos, y nadie escapa a su influencia. Que se lo digan a los responsables de Soitu y Factual, tan interesantes como fallidos proyectos mediáticos.

Los medios, desde luego, deben despabilar si no quieren quedarse fuera del reparto, ya que Google controla el 70 % de la publicidad online y los usuarios están leyendo contenidos alternativos (19,7% blogs, 80,6% redes sociales).

Imagen: Vía Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña

Pero no sólo eso. ¿Puede un medio digital plantearse, como contraprestación, cobrar por el contenido y así financiarse? La respuesta es clara, según un estudio realizado por Nielsen (27.000 usuarios de 52 países, 2010). El 70% de los usuarios está dispuesto a pagar si el contenido ofrecido es de calidad, el 75% no está dispuesto a pagar si ya es subscriptor de medio en su edición en papel.

¿Cómo hacer rentable, entonces, un medio digital acostumbrados a los altos márgenes de rentabilidad del papel a lo largo de los dos últimos siglos? He aquí el verdadero puntal del periodismo 2.0. La cuestión, como señala Jeff Jarvis y recoge John Carlin en El País, es que “aunque haya un núcleo reducido de personas dispuesto a pagar por leer noticias exclusivas o columnas bien escritas, la realidad es que los ingresos que generan no compensan las inevitables pérdidas de publicidad”.

Pero opiniones hay para todos los gustos. En una entrevista publicada ayer por PR Noticias, Francisco Frechoso, director del digital Cuarto Poder, no cree que el futuro pase por el pago de contenidos. Así las cosas, veremos qué nos depara el periodismo a corto y medio plazo.

Espero que los contenidos de pago no se conviertan en acomodo de connaisseurs, en joya informativa destinada sólo a una elite documentada y económicamente solvente. Espero, también, que no tengamos que hablar de ciudadanos de primera con acceso a información de relevancia versus ciudadanos de segunda con acceso a información tratada de forma superficial.

Desde luego, el futuro del periodismo es harto complicado. No obstante, tras escuchar a Puig, me atrevo a aventurar algunos aspectos del horizonte mediático:

1. El papel seguirá existiendo, pero en menor medida, y conviviendo con el digital. Un digital que, poco a poco, impondrá sus nuevas formas-hábitos y será accesible-digerible para todos. Si las redacciones serán integradas (un mismo periodista trabaja en ambos formatos) o segregadas (diferentes periodistas para diferentes formatos) quedará a merced del buen entender del responsable de cada medio.

2. Habrá una bicefalia mediática, aquella parasitaria que haga copy&paste de las noticias de agencia o de las noticias de otros –agenda externa– y aquella otra que elabore sus propias noticias, crónicas y reportajes desde un punto de vista particular, profundo y personal –agenda propia-. El usuario decidirá si le interesa la asepsia informativa o el trabajo serio y reflexivo.

3. Entre tanta maraña informativa, el papel del experto cobrará vital importancia a la hora de diferenciar el grano de la paja, lo bien escrito de lo zafio, lo profundo y riguroso de lo superficial y sin documentar. Y este rol de prescriptor podrá encontrarse tanto en el papel como en el digital. Todo ello, pese a que como apunta Puig, actualmente las redacciones, en un alarde de incongruencia y estupidez (expresión y adjetivos de cosecha propia), se están becarizando en exceso.

4. Sí, los periodistas nos veremos obligados a ser hombre orquesta donde las habilidades multimedia estarán a la orden del día, así como la inmediatez en continuo equilibrio con el análisis y la interacción diaria con las redes sociales.

5. El SEO (Search Engine Optimization) será un protagonista más. Porque somos lo que publicamos, pero también lo que los demás publican sobre nosotros y para eso la visibilidad, el posicionamiento en buscadores, es una herramienta imprescindible.


Bookmark and Share


——————————————————

PUBLICADO POR LA QUE ESTO SUSCRIBE EN YOROKOBU.ES

——————————————————

Terra Incógnita_El futuro del periodismo

El pasado martes 12 de enero acudí a una conferencia (Gestores de contenidos y consultorías especializadas en comunicación en Internet) en el IED (sede de Madrid) en busca de respuestas a mis preguntas acerca del futuro del periodismo tal y como lo conocemos hoy en día, acerca de las formas que adoptará con el paso del tiempo o, simplemente, en semanas. Los ponentes fueron Ignacio Escolar (ex-Director del periódico Público) y José Manuel Única (ambos en BitBan Technologies).

Pues bien, el futuro del periodismo, qué duda cabe, pasa por la revolución digital que ya estamos viviendo (la información nos llega antes por Facebook o Twitter que por los medios tradicionales y los líderes de opinión se mueven en Internet, casi todos tienen un blog). Si a esta maraña informativa le sumamos la crisis económica mundial (despidos, cierres de empresas, presupuestos ajustados…), el resultado está cantado: paulatinamente, van desapareciendo las grandes redacciones de papel y surgen, cual setas, las pequeñas y dirigidas a Internet (más barato de mantener, pero de ingresos esquivos).

De todos modos, según afirmaron los ponentes, el papel no está destinado a desaparcer del todo, aunque es obvio que sí perderá poder (la comunicación ya no es unidireccional, todo el mundo puede ser informador) y también cuota de mercado frente a lo digital (mayor inmediatez, espero que también sensatez). Así las cosas, veremos, digo yo, dónde se reubican todos aquellos que han vivido (actualmente en paro) y todavía logran vivir del papel, pues el 2.0, de momento, no da los ingresos necesarios para mantener una plantilla en condiciones (por no hablar de la precariedad actual de la profesión y la cantidad de aprovechados, mal llamados empresarios, que consiguen sacar a la calle su revista cada mes sin pagar un euro a los colaboradores).

Y, ante todo esto, me pregunto yo: ¿se adaptarán las generaciones de papel al digital o habrá jubilaciones anticipadas? ¿qué está dispuesto a pagar el usuario final (lector) por las noticias a las que ya tiene acceso de forma inmediata y gratuita a través de Internet? ¿habrá que dar a lector algo adicional para que pague por la información? Si es así, ¿el qué? Recuerden, si no, el fracaso de El País en su versión digital previo pago. Es más, ¿lograremos los periodistas vivir dignamente del digital o el periodismo, como profesión, está herido de muerte?

Sin duda, en este escenario que he perfilado (ya real) al periodista no le queda otra que intentar reubicarse en el mundo laboral y encontrar nuevas salidas a su experiencia, conocimientos y profesionalidad. Sobre todo, si quiere pagar sus facturas. ¿Cuáles son esas salidas? El tiempo dirá, pero todo apunta a que algunos de los que trabajamos en medios, nos quedaremos; otros, nos iremos al mundo de la comunicación, la televisión, la radio o, incluso, nos haremos escritores (aunque, bien pensado, no es una buena idea: no da dinero a no ser que se fabrique un best seller y, aún así, tampoco podemos dejar de preguntarnos si el e-book se convertirá en una nueva vía para las descargas ilegales de libros, porque en este caso no imagino a un escritor dando “conciertos” para ganarse la vida). Mal pinta el mundo de las letras en todas sus versiones. Desde luego nunca se ha escrito y publicado más que ahora, otra cosa es la calidad, veracidad y contrastación de lo que se publica.

Afirmaba Escolar que los PERIODISTAS, de aquí en adelante, tenemos que ser MULTIMEDIA (controlar de Internet, nuevas tecnologías, redes sociales, vídeo, fotografía, radio, papel, etc) y MONOTEMÁTICOS (especializados). Sólo así conseguiremos subirnos al carro del éxito o, por lo menos, mantener (intentarlo) nuestro puesto de trabajo. Ya saben, renovarse o morir.

No obstante, ambas características asociadas al nuevo perfil del periodista me generan serias dudas: ¿ser multimedia significa controlar un poco de cada tecnología? Porque no me imagino a nadie con tiempo y habilidad suficiente como para ser bueno en cada una de ellas. Si es así, no hace falta que les diga de qué calidad serán las fotos o el vídeo que entregue un periodista a la redacción, por muy aficionado que sea a hacer fotografías o crear vídeos en su tiempo libre. Por otro lado, ¿ser monotemático significa saber mucho de un tema y nada de otros? ¿dónde queda entonces la hipertextualidad? ¿dónde queda la capacidad de relacionar aspectos de diferentes campos temáticos? Es decir, ¿en qué lugar queda, entonces, la riqueza del texto?

Pero no sólo eso. Nuestro amigo Escolar refiere, a modo de metáfora, la coexistencia actual de dos tipos de lectores, los TIBURONES y los DELFINES. Me explico.

Los tiburones serían aquellos que devoran las noticias de principio a fin, mientras que los delfines son aquellos saltarines que van de noticia en noticia sin profundizar (¿leyendo, tal vez, los destacados y entradillas?). Así las cosas, los primeros serían los lectores tradicionales, mientras que los segundos serían los que han nacido con la revolución digital.  ¿Cambia este nuevo perfil de lector la forma de trabajar de los medios? Pues me temo que sí, ya que la meta es llamar la atención de un lector disperso que se mueve en Internet como pez en el agua, pues ese es el lector objetivo que será mayoritario en breve.  Pero si nos dejamos llevar por la dictadura de la audiencia (páginas vistas, número de comentarios, visitas, etc.), corremos un gran riesgo: ¿no nos limitaremos a insertar noticias harto sensacionalistas con el fin de conseguir  más y más lectores en detrimento de la calidad? ¿significa eso que incrementamos nuestros lectores a base de carnaza y sucesos? ¿nos convertiremos en el alter ego del telediario de Tele5? En fin, no creo que sea eso sinónimo de calidad, ni de prestigio, ni de línea editorial seria o algo que se le parezca conforme está el patio. Y es que el patio da tantas vueltas que me mareo.

——————————————————————–

Fuente imagen: abc.es (así se muestra el nuevo periodista-gadget-digital, el conocido como periodista digital multimedia)

——————————————————————–