¿Are you happy? Tiempo de reflexión

are you happy

Pregunta fácil, respuesta complicada.

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

 

Jordi Costa y The Office / De series / Capítulo 1

Me pierdo la primera sesión del Taller sobre Nueva ficción televisiva que imparte Jordi Costa sobre The Office. Afortunadamente, el propio Jordi me escribe un e-mail contándome un resumen de lo que han visto en clase.

Comparto aquí mi fortuna con ustedes:

Hola, Inma:
 
Pues intento resumirte, en la medida de lo posible, lo que fue la primera clase alrededor de “The Office”.
 
Comenzamos con una escena de “Annie Hall” de Woody Allen: el momento en que el personaje que encarna Allen (Alvy Singer) viaja a Los Ángeles y contempla el trabajo de su amigo Tony Roberts en el terreno de la telecomedia. Singer se escandaliza en el estudio de post-producción al ver cómo se insertan risas pregrabadas para dirigir la reacción del público. Singer somatiza el choque traumático ante ese modelo de comedia teledirigida que no deja lugar al espectador para decidir dónde tiene que reírse, ni la da opción a decidir si tiene que reírse o no.
 
A partir de esta idea, hablamos de cómo el formato de telecomedia tradicional llega a un registro totalmente codificado –una frase ingeniosa o gag verbal cada tres frases, risas enlatadas, estructuras cerradas, arquetipos, frases consignas- que se mantiene incluso en algunas de las propuestas más revolucionarias del formato –“Seinfeld” sería el ejemplo de serie que parece desear un nuevo salto evolutivo del formato, mientras que “Frasier” es una de las manifestaciones más depuradas y sofisticadas de su forma canónica, sin aparente ánimo ni deseo de ninguna transgresión-.


 
Cuando Ricky Gervais y Stephen Merchant propusieron el proyecto de “The Office” a la BBC, su línea editorial decía así:
 
“No incluyamos nada que pueda ser considerado como un chiste en toda regla, no tengamos frases emblema, no vistamos a nadie con pelucas graciosas ni le hagamos actuar de manera deliberadamente divertida, no tengamos una pista de sonido de risas enlatadas, dejemos que no sucede nada, hagamos que todos los personajes parezcan un poco aburridos, no hagamos nada realmente gracioso”
 
“La propuesta era algo así como el Anticristo de la comedia”, comentó el propio Gervais.
 
En realidad, estaban sentando las bases de lo que hoy podemos llamar post-humor: un modelo de comedia que no tiene en la consecución de la risa su primer objetivo. El post-humor prefiere explorar el espectáculo de la crueldad y la (auto) humillación, transmitir una sensación de vergüenza ajena, de incomodidad y sudor frío.
 
Gervais y Merchant levantan su registro sobre el modelo de mockumentary (falso documental) cómico de Christopher Guest (que vimos en la segunda clase). Su mirada es menos humanista y más cruel y desoladora, pero la atención al detalle y el gusto por la sutileza, las posibilidades del subtexto y el sobreentendido están ahí.
 
Un detalle importante: “The Office” no parodia el registro documental, sino que lo aprovecha con total seriedad. No hay escenas en que la comicidad se base en que el equipo documental irrumpe para revelar momentos vergonzantes de los personajes (nadie es sorprendido drogándose o follando), ni momentos en que se busque aprovechar la posible comicidad del proceso (micros que entran en plano, etc.) . En “The Office”, la excusa del documental establece una complicidad entre personajes y la cámara y juega con la imagen que cada personaje quiere dar de sí mismo.
 
Eso alcanza su máxima expresión en la figura de David Brent (Ricky Gervais):  es alguien obsesionado con su idea de sí mismo como hombre espectáculo. En todo momento es consciente de la imagen que quiere transmitir a la cámara, pero no se da cuenta de las fracturas que aparecen y revelan las dimensiones de su auto-engaño. Hay escenas en que, ante la cámara, Brent se desdobla hasta en tres versiones de sí mismo: el jefe-padre, el hombre-espectáculo, el cómplice viril de otras figuras de autoridad del entorno…
 
Hablamos también de cómo la comedia siempre acaba resolviéndose en el cuerpo del cómico y cómo eso resulta evidente desde el cine mudo:

  • En Charlot los gestos volatilizan fronteras de género y clase (gestos femeninos y aristocráticos en un vagabundo).
  • Keaton es el estoicismo del hombre común frente al caos del mundo.
  • Harold Lloyd es el individuo común capaz de transformarse en héroe/equilibrista sobre el campo de juegos del nuevo entorno urbano.
  • Fatty Arbuckle era el niño eterno.
  • Harry Langdon introduce la lentitud como seña de identidad expresiva en unos tiempos (los años 20) dominados por la idea de velocidad.

Si en Charlot la comicidad reside en cómo su figura se convierte en agente del caos al entrar en cualquier entorno, en la figura de David Brent la comicidad está en la fractura que hay entre la imagen que él tiene de sí mismo y cómo le vemos.


 
Vimos buena parte del primer episodio de la primera temporada: desde los créditos se establece un tono de comedia de la anodino, lo gris, lo insignificante. Comprobamos cómo ese primer episodio crea y establece todo el universo de la oficina –se caracteriza a los personajes, se establece la red de jerarquías y relaciones y se introducen las narrativas subterráneas: el recorte de personal y la relación Tim/Dawn.
 
También vimos buena parte del episodio de la segunda temporada sobre la idea del Día de la Comedia: acabamos con la escena del baila patético de David Brent como momento emblemático de las estrategias de la serie: los aplausos de quienes asisten al numerito se van apagando y, al final, sólo queda el patetismo de Brent en un momento de vergüenza ajena alargado hasta lo insoportable. Al final, el parlamento de Brent combina la hostilidad hacia sus subordinados con la obsesión por la cámara, que imanta su mirada.

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

¿Qué fue de la propiedad intelectual, las patentes y la privacidad de la información? / Otra economía es posible

‘Wikinomics’ es un término que acuñó Tapscott (junto a Anthony D. Williams) y que hace referencia a todo aquello creado bajo el concepto de economía colaborativa y digital. Léase, la economía que surge de la colaboración entre grupos humanos a raíz de las relaciones sociales generadas por el 2.0. En este contexto, el ‘prosumidor’ (aquel que no sólo consume, sino que también produce) alcanza el rol protagonista.

Ejemplos hay muchos y muy variados. Lo más conocidos son WikipediaYouTube,LinuxMySpace, donde ya no existe un único creador, sino creadores múltiples: cada uno de nosotros aporta su granito de arena al resultado final. Todos nos convertimos así en co-autores. Y esto es sólo la punta del iceberg de un mundo que todavía está por llegar donde la interacción es condición sine qua non para el desarrollo máximo de la sociedad.

Pero la economía colaborativa no sólo está cambiando la forma en que trabajan las empresas, también está metamorfoseando los colegios, las universidades, la ciencia, la política, los medios de comunicación, la industria musical… incluso cómo nos comunicamos los unos con los otros. Las nuevas tecnologías han puesto en un brete a tan cotidianos asuntos e instituciones. Como sostiene el propio Tapscott, “todo un nuevo modelo basado en Internet está emergiendo”. Y si el futuro del mundo está en Internet, quedarse fuera es todo un suicidio personal y profesional. Seamos nativos o inmigrantes digitales, la economía y la sociedad ya no son las que eran, ya no funcionan de la misma manera. Y, como dice la sabiduría popular, adaptarse o morir (Darwin manda). Seguir leyendo

Street Style / Criticar por criticar o no

fib10 Oscar L. Tejeda

180º (PORTRAITS SERIE) – FIB 2010 © Óscar L. Tejeda

Uno siempre se pregunta qué es eso de la moda: una frivolidad de la que no debemos hablar excesivamente en público, por estar concebido como poco serio en esta sociedad de doble moral en la que nos ha tocado vivir; una forma de definirnos y distinguirnos de los demás, independientemente de la materia gris que haya detrás, que ya de por sí nos distingue; un negocio con las mismas luces y sombras que otro cualquiera; una disciplina artística más… Tal vez, un poco de todo ello. A mí, desde luego, me confunde y me complica cada día. ¿Es eso un reflejo de mi personalidad? Es decir, ¿soy confusa y complicada? En fin, dejando mis ínfulas psicoanalíticas atrás, les dejo con el listado de blogs imperdibles en torno al street style que me sirve de referencia cuando estoy desnortada, por si a ustedes también les sirve:

Y de regalo,

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Entrevista a Gerardo Olivares / Domingo de remember

Gerardo Olivares

Hoy Domingo de remember es igual a Gerardo Olivares. ¿La excusa? Una casi perfecta: el próximo 26 de noviembre llega a las salas patrias su nuevo trabajo, Entrelobos, una historia basada en un hecho real capaz de hacer tambalear nuestras hieráticas maneras y congelados sentimientos. Así las cosas, recojo aquí la entrevista que le hice el 27 de diciembre de 2007 para Autozine, por si, como espectadores, quieren conocer un poco más a quien está detrás de la cámara.

MÁS INFO:

http://www.entrelobos.es
http://www.wandavision.com


ENTREVISTA A GERARDO OLIVARES

Olivares (Córdoba, 1964) ha sido noticia en los últimos meses gracias a que 14 kilómetros, su segundo y más reciente trabajo de ficción, ha logrado hacerse con la Espiga de Oro del Festival de cine de Valladolid. El premio no pasaría de anecdótico, sino fuera porque con ello se ha convertido en el primer español en conseguirlo. Recuerden que llevamos más de medio siglo de festival. Pero el cineasta de origen cordobés no es estrictamente un recién llegado con suerte. Ni mucho menos. Su trayectoria profesional es fecunda. Ha dirigido, participado y colaborado en  documentales de viajes, culturales, antropológicos, de investigación y naturaleza entre los que destacan: La Ruta de las Córdobas, La Ruta de los ExploradoresLa Ruta de Samarkanda, Los herederos de Gengis Kan, Los hijos del Jaguar, Bajo la sombra de los Annapurnas, Una nube sobre Bhopal y  Mekong, el río de los nueve Dragos. Todos ellos emitidos en TVE. Vamos, todo un tropel de documentales que Olivares ha disfrutado como un niño. No en vano, abandonó la carrera de periodismo en su tercer año por un trabajo en la revista Los aventureros que le permitió viajar y conocer aquellas culturas y pueblos que sólo podía imaginar o disfrutar de una forma pasiva (en televisión) desde el cómodo sofá de su casa. Pero la cosa no sólo quedó en eso. También creó, en 1991, Transglobe Films, una productora de documentales que dejó atrás hace ya cuatro años en busca de nuevos proyectos.

Sus trabajos, tanto de ficción como documentales, hablan de otras culturas, nos acercan a ellas y nos embaucan con su belleza y diversidad, aunque también pretenden sensibilizarnos con un problema, el del continente africano, que en palabras del propio Olivares es muy serio y “no podemos solucionar subiendo la valla de Melilla tres metros más”.

Ya en su primer trabajo de ficción, La gran final, nos tocó la fibra sensible desde el lado más cómico (hay ciertos matices que recuerdan al Berlanga de la España de gallina y pandereta) y surrealista. Su película planteaba la siguiente situación: qué pueden llegar a hacer personas de diferentes culturas (subdesarrolladas) para poder ver en una pantalla de televisión la final de la Copa del mundo de fútbol. Dejando atrás lo superficial, aprovecha para mostrarnos la particularidad y riqueza de cada forma de vida, de cada pueblo que nos presenta, sin necesidad de caer en lo pedagógico. Por su parte, 14 kilómetros ahonda en el tema de la inmigración. Tanto es así que su título hace alusión a la distancia que separa África de Europa. Una distancia que preocupa y ocupa el centro de atención de un cineasta atípico en el territorio patrio, tanto por sus historias como por sus formas.

Casualidad o causalidad, Olivares es además miembro de Thinking Heads, plataforma desde la que se dedica a dar conferencias sobre la inmigración. Es más, junto a la secretaría de inmigración del Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales, dará en breve un ciclo de conferencias por toda España para sensibilizar a la gente joven sobre dicho tema y pretende hacer lo mismo en los países desde los que parten los cayucos. Seguir leyendo

La estrategia de datos de Andreas Weigend / Otra conferencia 2.0 es posible

Las redes sociales y los nuevos usos de la información son el centro neurálgico del nuevo marketing, afirma Andreas Weigend, Jefe científico de Amazon.com y consultor de empresas como Lufthansa, MySpace, y Nokia, que asume y potencia la social data revolution.

Centrado en estudiar y analizar el comportamiento de los usuarios y los datos que generan, afirma lo que ya se ha convertido en el pan de cada día: la comunicación es bidireccional, y eso ha dado al traste con las tradicionales formas de hacer negocio, con los factores que influyen en la decisión de compra de un potencial cliente. Al final, de lo que se trata es de dejar de enviar impactos publicitarios y trabajar más en construir relaciones. Asumámoslo, la relación entre marcas y consumidores ha cambiado para siempre: a las redes sociales, al manido 2.0, hay que sumarle una realidad transmedia que se nos muestra por múltiples dispositivos; una dispersión difícil de manejar por parte de las marcas, pero también por parte de los usuarios. ¿Dónde está nuestro público objetivo? ¿Con qué plataforma nos quedamos? ¿Nadie se ha vuelto loco con tantas cuentas y contraseñas en tantas aplicaciones distintas pese a disponer de una herramienta que, como TweetDeck, las aglutine todas?

Seguir leyendo

Jordi Costa y Lost / De series / Segundo capítulo

Como ya conté en un post anterior, estoy haciendo un taller sobre nueva ficción televisiva con Jordi Costa al frente. Léase, hablamos sobre series. Como cada miércoles, hasta que llegue a su fin, les contaré aquí lo ocurrido allí, a modo de serial 2.0.

En este segundo capítulo del taller seguimos con Lost y sus universos paralelos… ¿Es la isla el limbo, un lugar sin tiempo, un punto místico de encuentro, una creación colectiva, un paraíso portátil?, se pregunta Costa. Al final, se trata de un relato fragtal que se va ramificando, complicando, que tiene una estructura abierta y busca la sorpresa constante, una escalada por el puro asombro. Lost es la sorpresa a cualquier precio donde la muerte es algo provisional, incluso los nombres o las relaciones -afirma-.

Demos ahora un paseo por los antecedentes de Lost y por los libros que recomienda Costa para no perderse en otras dimensiones, ni siquiera en ésta.

ANTECEDENTES DE LOST

THE TWILIGHT ZONE, serie

THE PRISONER, serie

THE SINGING DETECTIVE, serie

TWIN PEAKS, serie



LIBROS PARA NO PERDERSE EN OTRAS DIMENSIONES, NI SIQUIERA EN ÉSTA

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-