Terra incógnita_Periodismo Humano: un nuevo modelo de prensa

PERIODISMO HUMANO:  UN NUEVO MODELO DE PRENSA

Los medios nacen (¿demasiados?), crecen (algunos), se desarrollan (los menos) y mueren (los más). Así las cosas, el próximo 23 de marzo verá la luz P+DH, es decir, Periodismo + Derechos Humanos, el nuevo medio de comunicación digital y sin ánimo de lucro dirigido por Javier Bauluz (Oviedo, 1960), Premio Pulitzer de Periodismo en 1995 y Premio Nacional de Derechos Humanos en 2008. ¡Casi nada! Atentos todos, la presentación oficial tendrá lugar el martes vía Internet (videoconferencia).

Como ya sabemos, el mercado está saturado. Por lo tanto, el tiempo dirá (no hay mejor clarividente) si un medio que se postula distinto alcanza la permanencia o corre la suerte de otros como Soitu y Factual. Aunque este caso sea, de partida, tan diferente en todo. Veamos: P+DH pretende dotar de visibilidad a los más débiles, a los nadies, a esos que “valen menos que la bala que los mata” (como diría Galeano y recoge Periodismo Humano en su blog). Hablamos, pues, de un periodismo focalizado en las personas cuya financiación proviene (ese es el objetivo y una de las grandes diferencias) de los ciudadanos, organizaciones e instituciones públicas y privadas que, como afirman desde P+DH, asumen la necesidad y utilidad pública del periodismo humano que proponen y contribuyen, en la medida de sus posibilidades, a financiarlo (¿utopía o realidad?). Conceptos como “servicio público al ciudadano” y “función social del periodismo” quieren ser marca de la casa y alternativa real a los medios tradicionales que dejan atrás “Información que sí importa”.

¿Cuáles son, entonces, las claves de P+DH?

Los propios implicados señalan las siguientes:

  • Equipo de redacción profesional (30 personas entre redactores, corresponsales, colaboradores y analistas) inspirado por el Manifiesto Periodismo y Derechos Humanos y con sede en Gijón.
  • Producción de contenidos propios (la mayoría bajo licencia Creative Commons) y difusión de contenidos de calidad con un foco de mira, las personas, los derechos humanos.
  • Presenta siete secciones fijas (Migración, Mujer, En conflicto, Cooperación, Sociedad, Economía y Culturas) y el apartado Enfoques (participación de expertos).
  • Ha sido creado a partir de software libre: WordPress, para ser más concretos.
  • Utiliza las redes sociales como una herramienta más.
  • El ciudadano encarna un papel activo en P+DH (aportar y redistribuir información).
  • Acceso libre y gratuito a los contenidos. La información es entendida como bien público y no como negocio.
  • Las donaciones se convierten en el método de financiación.
  • Desarrolla la función social del periodismo, de servicio público al ciudadano. P+DH ejerce un periodismo independiente que no responde a intereses económicos y políticos particulares.

Y, por supuesto, la letra griega que lo identifica, φ. Símbolo de muchas cosas, todas interesantes, como indican en su blog:

  • φ es el número de oro o áureo, una proporción matemática presente en lo más insospechado: en la relación entre la cantidad de abejas macho y abejas hembra en un panal, en la forma de la espiral de una caracola o una piña o en las proporciones de cuerpo humano del Hombre de Vitrubio. El hombre como medida de todas las cosas.
  • φ es la función del trabajo, es la energía mínima que debe proporcionarse a un electrón para liberarlo de la superficie de una sustancia determinada. Si nos animamos a hacer metáforas con la energía y la libertad, no terminamos.
  • el Fenómeno φ es el que hace que cuando veamos una sucesión de imágenes estáticas nuestro cerebro construya el movimiento. La base del cine, el límite entre la fotografía y el vídeo.
  • φ no es solo certeza, es también duda, magia y alma.
  • φ, en su trascripción fonética latina, equivale a ph, es decir, periodismo humano.

El germen de tan interesante y prometedor proyecto podemos encontrarlo en Piraván, productora multimedia de periodismo, creada en 2004 y dirigida por el propio Bauluz, que desarrolla “información humana por todos los medios” (vídeo, fotografía, texto, exposiciones y comunicación social). Pasen y vean. Les dará una ligera idea de por dónde van a ir los tiros en P+DH.

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

PUBLICADO POR LA QUE ESTO SUSCRIBE EN YOROKOBU.ES

—————————————————————-

Anuncios

Terra incógnita_las claves del periodismo 2.0_Newwws!

Cómo ser periodista 2.0 o crear un medio digital sin morir en el intento, así podríamos haber titulado este artículo. Y es que, en definitiva, los periodistas –vieja o nueva escuela- lo tenemos crudo ante tanta overdose tecnológica y diversidad de demandas a la que nos vemos sometidos.

Frente al tan cacareado periodista One Man Band, una se queda paralizada, sobre todo teniendo en cuenta que ni los propios medios saben hacia dónde se dirigen -ni ellos mismos, ni esta revolución tecnológica-. Si a ello le sumamos la crisis del sistema económico mundial, podemos decir que esto no ha hecho más que empezar.

Imagen: “El hombre orquesta” (One Man Band, 2005), corto de Pixar

Cabe la posibilidad de equiparar el estado mediático actual a una realidad Photoshop. Es decir, tendríamos diferentes capas que, agrupadas, darían una imagen global del fenómeno. O lo que es lo mismo, para entender lo que está pasando, necesitamos tener presente los diferentes elementos que articulan la realidad.

Por una parte, la industria periodística –conocer su lado empresarial, por supuesto-; por otra, el rol del periodista -qué cambia del papel al 2.0- y, finalmente, las nuevas oportunidades que surgen de cualquier crisis. Sin duda, estamos en un mundo nuevo, un mundo conectado, y eso requiere, por ende, de nuevos modelos de negocio y nuevos comportamientos.

Así lo apuntó Víctor Puig, director de reputación y contenidos en Overalia, el pasado martes, en la última conferencia de Newwws!, “un espacio para reflexionar sobre la comunicación editorial en los nuevos espacios digitales” que ha tenido su sede en el IED durante los últimos cuatro meses.

Puig habló de publicidad en Internet -que es, al fin y al cabo, lo que mantiene los medios y a los periodistas-, poniendo de relieve el mayor sufrimiento de los nativos digitales frente a los provenientes del papel, pues son estos últimos los únicos que cuentan con balón financiero detrás y un prestigio ya consolidado.

Los nativos digitales, hasta que todo esto se estabilice y el dinero fluya con normalidad, se ven obligados a mantener una estructura de gastos imposible y eso pese a que el tamaño de las redacciones digitales se ha reducido a la mínima expresión. Y es que la pela es la pela, amigos, y nadie escapa a su influencia. Que se lo digan a los responsables de Soitu y Factual, tan interesantes como fallidos proyectos mediáticos.

Los medios, desde luego, deben despabilar si no quieren quedarse fuera del reparto, ya que Google controla el 70 % de la publicidad online y los usuarios están leyendo contenidos alternativos (19,7% blogs, 80,6% redes sociales).

Imagen: Vía Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña

Pero no sólo eso. ¿Puede un medio digital plantearse, como contraprestación, cobrar por el contenido y así financiarse? La respuesta es clara, según un estudio realizado por Nielsen (27.000 usuarios de 52 países, 2010). El 70% de los usuarios está dispuesto a pagar si el contenido ofrecido es de calidad, el 75% no está dispuesto a pagar si ya es subscriptor de medio en su edición en papel.

¿Cómo hacer rentable, entonces, un medio digital acostumbrados a los altos márgenes de rentabilidad del papel a lo largo de los dos últimos siglos? He aquí el verdadero puntal del periodismo 2.0. La cuestión, como señala Jeff Jarvis y recoge John Carlin en El País, es que “aunque haya un núcleo reducido de personas dispuesto a pagar por leer noticias exclusivas o columnas bien escritas, la realidad es que los ingresos que generan no compensan las inevitables pérdidas de publicidad”.

Pero opiniones hay para todos los gustos. En una entrevista publicada ayer por PR Noticias, Francisco Frechoso, director del digital Cuarto Poder, no cree que el futuro pase por el pago de contenidos. Así las cosas, veremos qué nos depara el periodismo a corto y medio plazo.

Espero que los contenidos de pago no se conviertan en acomodo de connaisseurs, en joya informativa destinada sólo a una elite documentada y económicamente solvente. Espero, también, que no tengamos que hablar de ciudadanos de primera con acceso a información de relevancia versus ciudadanos de segunda con acceso a información tratada de forma superficial.

Desde luego, el futuro del periodismo es harto complicado. No obstante, tras escuchar a Puig, me atrevo a aventurar algunos aspectos del horizonte mediático:

1. El papel seguirá existiendo, pero en menor medida, y conviviendo con el digital. Un digital que, poco a poco, impondrá sus nuevas formas-hábitos y será accesible-digerible para todos. Si las redacciones serán integradas (un mismo periodista trabaja en ambos formatos) o segregadas (diferentes periodistas para diferentes formatos) quedará a merced del buen entender del responsable de cada medio.

2. Habrá una bicefalia mediática, aquella parasitaria que haga copy&paste de las noticias de agencia o de las noticias de otros –agenda externa– y aquella otra que elabore sus propias noticias, crónicas y reportajes desde un punto de vista particular, profundo y personal –agenda propia-. El usuario decidirá si le interesa la asepsia informativa o el trabajo serio y reflexivo.

3. Entre tanta maraña informativa, el papel del experto cobrará vital importancia a la hora de diferenciar el grano de la paja, lo bien escrito de lo zafio, lo profundo y riguroso de lo superficial y sin documentar. Y este rol de prescriptor podrá encontrarse tanto en el papel como en el digital. Todo ello, pese a que como apunta Puig, actualmente las redacciones, en un alarde de incongruencia y estupidez (expresión y adjetivos de cosecha propia), se están becarizando en exceso.

4. Sí, los periodistas nos veremos obligados a ser hombre orquesta donde las habilidades multimedia estarán a la orden del día, así como la inmediatez en continuo equilibrio con el análisis y la interacción diaria con las redes sociales.

5. El SEO (Search Engine Optimization) será un protagonista más. Porque somos lo que publicamos, pero también lo que los demás publican sobre nosotros y para eso la visibilidad, el posicionamiento en buscadores, es una herramienta imprescindible.


Bookmark and Share


——————————————————

PUBLICADO POR LA QUE ESTO SUSCRIBE EN YOROKOBU.ES

——————————————————