Hoy cocino yo

GUISANTES CON PATATA, MORCILLA Y HUEVO

Guisantes con patatas y morcilla (14)

INGREDIENTES:
  • 500 Grs de guisantes congelados.
  • 1 Patata mediana.
  • 1 Cebolla mediana.
  • 3 Dientes de ajo.
  • 250 Ml. de cerveza con alcohol.
  • 2 Morcillas.
  • 4 Cucharadas de salsa de tomate.
  • 1 Cucharadita de pimentón dulce.
  • 250 Ml. de aceite.
  • Sal y pimienta molida (al gusto).
  • 1 Huevo duro para la presentación del plato (opcional).

PREPARACIÓN:

  1. En una cacerola ancha y no muy alta, calentar 250 Ml de aceite.
  2. Añadir la cebolla cortada en trozos muy pequeños, los ajos enteros, la sal y la pimienta. Dejar rehogar.
  3. Antes de que se dore la cebolla, añadir la patata chasqueada y el pimentón dulce. Dejar cocer de 3 a 4 min.
  4. Cuando la patata esté medio hecha, añadir el tomate y remover 1 min. para evitar que se pegue.
  5. Transcurrido este tiempo, añadir los guisantes (congelados o sin descongelar) y remover toda la mezcla durante aprox. 2 min.
  6. Incorporar la cerveza, remover y dejar cocer durante 15 min. con la cacerola tapada.
  7. Cuando queden 5 min para apagar el fuego, es decir, cuando hayan pasado 10 min. tras incorporar la cerveza, añadir las morcillas y volver a tapar la cacerola hasta finalizar el tiempo de cocción.
  8. Con la ayuda de un corta huevos, cortar el huevo en pequeñas aros y utilizar en el momento de emplatar.

RECETA DE_

SIN RECETAS DE LA ABUELA

Hoy cocino yo

LES ADVIERTO, VOY A HACER PUBLICIDAD FRATERNAL

Hoy he decidido dedicarle la entrada a mi hermana, concretamente a su blog, Sin recetas de la abuela. Un blog que me ha enseñado a preparar platos exquisitos sin dedicar a cada uno de ellos 5 horas de mi vida. Lo habitual, sobre todo entre semana, es no tener tiempo suficiente para cocinar sano y rico. La mayoría de las veces nos contentamos con comer de menú en cualquier restaurante, bar o local cerca del curro y tomar pizza o chino a la hora de cenar, ya en casa y muertos de cansancio en el sofá. Pues bien, sano, sano, lo que se dice sano, no es (no hace falta que se lo recuerde pero, por si acaso, lo hago).

Dicho lo cual, comentarles que la que esto suscribe no es una experta en el mundo de la restauración. Ni mucho menos, más bien me da pereza, y me faltan paciencia y destreza. Aún así, economía y salud obligan.

Además, seamos sinceros, ¿quién no ha echado de menos la comida de su madre? (el número todavía infinitesimal de padres que cocinan me obliga a no mencionarles…). ¿Quién no ha pensado miles de veces en prepararse un arroz el horno, unas lentejas o un bacalao al pil-pil sin morir en el intento?

Arroz al horno, versión sister


La comida que prepara mi hermana para ustedes y para mí abarca la cocina de mercado, pero también la cocina de súpermercado. Sigan sus consejos en “Hoy cocino yo” (sección que publicaré cada jueves en mi blog o háganse seguidores del suyo y reciban, cada día, el menú en casa), no sólo comerán mejor, quedarán de vicio con sus invitados. Se lo aseguro.

Bacalao al pil pil, versión sister