Criticar por criticar o no_Tichý_Diógenes hecho fotógrafo


Podríamos decir que Miroslav Tichý (Moravia,1926) es Diógenes hecho fotógrafo, un filósofo cínico viviendo dentro de un tonel y haciendo de su indigencia virtud, como afirmaba Fietta Jarque en El País; pero también un fotógrafo viviendo durante tres décadas dentro de un tUnel, el de las prisiones y los psiquiátricos, añadiría yo, haciendo del comunismo su peor enemigo.

Como apuntaba Jarque, Tichý “no es un idiot savant, ni el suyo es un arte de enajenados como el art brut. Sólo es capaz de crear en estados de lucidez y sabe lo que hace al pisotear las fotos o dejarlas expuestas al mal tiempo, para recuperarlas después y enmarcarlas a su manera”. (ver una muestra de su trabajo).

Lo más curioso de todo ello, de su actividad, independientemente de su apariencia inclinada hacia la mendicidad, de sus obsesión por las mujeres, de su absorvente pueblo Kyjov, es el hecho de que Tichý construye sus propias cámaras con material de desecho, convirtiendo así el reciclaje en marca de la casa. “Las imperfecciones forman parte de cada foto. Son su poesía y lo que le otorga cualidades pictóricas. Para eso necesitas una mala cámara”, opina.

Les dejo un documental (30 min. aprox.), Tarzán jubilado (Roman Buxbaum, 2004), donde el propio artista explica cómo fabrica sus propias cámaras. Curioso es un concepto que se queda pequeño. No sólo es reflejo de un devenir anticapitalista, sino de un profundo respeto por lo que le rodea.

Y es que en estos tiempos de nuevas tecnologías, de gadgets y herramientas digitales por doquier, un artesano de la imagen ha encontrado su lugar. Como apuntaba al hablar de Using Formats To Tell Stories, muchas veces, para tener éxito es necesario alejarse de los caminos trillados y establecer un camino alternativo. Así parece haberlo pensado también otro fotógrafo, esta vez español, José Ramón Bas (Madrid, 1964), quien no sé porqué (tal vez por el resultado) me recuerda mucho al trabajo del checo. Si quieres saber más, lee la entrevista que le hizo La Fábrica (PHE)a Bas.

—————————————————————-

Para aquellos que tengan la suerte de estar estos días por Nueva York (hubo quienes ya la tuvieron y disfrutaron de su trabajo en Ivorypress, Madrid, el año pasado), comentarles que pueden ver la expo dedicada a Tichý, uno de los ermitaños con mayor encanto dentro del mundo de la fotografía, en el International Center of Photography. Hasta el 9 de mayo.

—————————————————————-

MÁS INFO

Robinson Crusoe, Antonio Muñoz Molina

—————————————————————-

Bookmark and Share
—————————————————————-

Sergey Bratkov

Señores, señoras, paso a mostrarles imágenes de la vida en Ucrania tras la descomposición de la Unión Soviética.

De la serie Detención juvenil, 2001

O mejor dicho, cómo la ve el fotógrafo ruso Sergey Bratkov (Ucrania, 1960). Su mirada muestra un cierto desencanto, una esperanza truncada (la de una vida mejor tras la descomposición). Sus imágenes desvelan una población desintegrada, perdida y disoluta donde el Norte es Sur y el Este se convierte en Oeste en una espiral de confusión absoluta. Hay luchadores sin reglas, niños adictos al pegamento, secretarias en bikini y tacones, marineros caducos y algo amorfos, mujeres que sueñan con ser madres y portan tarros con semen de soldados anónimos, una estafa de tierras volcánicas con supuestos poderes curativos… Todo aparece desnortado, todo bajo el manto de lo inintencionadamente kitsch, de la miseria, de la tristeza más absoluta.

De la serie Mi Moscú, 2003

Son 130 imágenes descarnadas y dos vídeos (aunque yo sólo vi uno, el otro no pude encontrarlo, y los medios ¿desinformados? dicen que son cuatro) que nos devuelven una imagen poco placentera de la realidad social que observa Bratkov a su alrededor y que bebe de fuentes como la de su compatriota Boris Mikhailov.

De la serie Marineros, 2001

Glory Days (así se llama la exposición que se muestra en el evocador recinto de Canal Isabel II) es la ironía hecha imagen. Y es que, tal y como reza el título del único vídeo que fui capaz de visionar y que perfectamente serviría como subtítulo de la muestra, La vida es dolor. Podría ser humor negro, claro, pero lo que vemos se acerca más a la fotografía documental de un lugar y unas personas con un futuro incierto.

Lástima que durante el recorrido expositivo la información que se muestra al espectador sobre el trabajo de Bratkov sea escasa (ocurre lo mismo en los folletos que se distribuyen gratuitamente), lástima también que la sensación final tras ver la exposición sea de “pobre”. Algo falla y no es precisamente su trabajo, sino tal vez la forma de mostrarlo.

Por cierto, todavía están a tiempo de ver Glory Days:
hasta el 30 de agosto dentro de la programación de PHotoEspaña.

Annie Leibovitz

Una de las fotografías más conocidas de Leibovitz nos muestra a Yoko Ono y John Lennon en la cama de un hotel. Fotografía que dio la vuelta al mundo a lomos de la revista Rolling Stone.
————————————————————————————————-

En mi vida, tras la tormenta, la calma (exposiciones, películas, amigos, libros, bici, blog y un largo etcétera de laxas actividades). Ayer mismo me acerqué a la Sala Alcalá (Madrid) a ver la expo Annie Leibovitz. Vida de una fotógrafa 1990-2005.

Primera sorpresa: había cola. Y eso que estamos hablando de un miércoles cualquiera en un Madrid de pseudo-vacaciones. Esperamos 15 minutos, como mucho, y entramos.

Segunda sorpresa: la selección de fotografías hecha para esta exposición. No hace falta conocer toda su obra, basta con mirar los paneles repletos de sus fotografías en pequeño formato incluidas en el recorrido para asumir que no ha sido la adecuada. Es justo ahí, en esos paneles, donde reside el máximo interés de este álbum familiar y profesional que perfila la expo y que podemos ver hasta septiembre dentro de la programación de PHotoEspaña. Lo que sí podemos afirmar es que, sin duda, quedan reflejadas sus diversas facetas como fotógrafa: retratista ( lo que más identificaba su trabajo y así lo asumía la propia Leibovitz), fotógrafa de moda, celebrities, altos cargos políticos, música y, puntualmente, de paisajes (quiso experimentar con esta faceta) y conflictos bélicos. La expo muestra un total de cerca de 200 fotografías, muchas a gran formato.

Tercera sorpresa: la falta de fuerza y garra de algunas de sus fotografías. Parece que los protagonistas no supieran proyectarse ante la cámara, que no se sintieran cómodos y así lo transmitieran. La misma fotógrafa comenta en uno de los documentos que integran la exposición que no sabe interactuar con los sujetos de sus fotografías, no sabe qué decirles ni cómo hacerles sentir cómodos. Cosa, afirma, que hacía a la perfección otro gran fotógrafo, Richard Avedon. Bueno, sinceramente, una pequeña decepción. Esperaba más. Igual esperaba demasiado ante la amplia repercusión de la estadounidense en los medios y en las bocas de todos aquellos que me circundan. ¿Cuestión de expectativas? Quién sabe. Tiene grandes, populares e impactantes fotografías, pero sobre todo, tiene un gran trabajo documental y algunos fuera de foco imagino que intencionados.

Un par de curiosidades (fuente: wikipedia):

  • Desde 1983, Leibovitz ha trabajado como retratista de la revista estadounidense Vanity Fair, llegando a recibir hasta 2 millones de dólares anuales por ello.[15]
  • En 1993, Leibovitz demandó a la compañía cinematográfica Paramount Pictures por infringir los derechos de autor de una fotografía suya. La imagen, que adornó la portada de Vanity Fair dos años antes, era aquella donde aparece la actriz Demi Moore desnuda mostrando su embarazo.[16] Hicieron una parodia de esa fotografía para promocionar su película cómica The naked gun: the final insult. En el afiche se veía al actor Leslie Nielsen “embarazado” y posando exactamente como Demi. Annie perdió la demanda cuando la corte consideró que la parodia de su fotografía era de uso legítimo.[17]

Una muestra de su trabajo

La madre de Leibovitz, una fotografía que parece de otra época.

La guerra de Sarajevo. Un niño es asesinado. La fotografía documenta justo el momento posterior.

Muerte de Susan Sontag (Nueva York, 1933 – 2004), novelista, ensayista, compañera y amante de Leibovitz.

La reina Isabel II de Inglaterra.
Wikipedia dice: En el año 2007, la reina Isabel II del Reino Unido le pidió a Annie que tomara las fotografías oficiales de su visita de estado a Virginia. La sesión fotográfica fue grabada por el canal de televisión BBC para el documental A year with the Queen (en español: “Un año con la Reina”). Un tráiler promocional del documental mostró a la Reina reaccionando enojada cuando Leibovitz le sugirió quitarse la corona para lucir más informal.[43]