¿Qué fue de la propiedad intelectual, las patentes y la privacidad de la información? / Otra economía es posible

‘Wikinomics’ es un término que acuñó Tapscott (junto a Anthony D. Williams) y que hace referencia a todo aquello creado bajo el concepto de economía colaborativa y digital. Léase, la economía que surge de la colaboración entre grupos humanos a raíz de las relaciones sociales generadas por el 2.0. En este contexto, el ‘prosumidor’ (aquel que no sólo consume, sino que también produce) alcanza el rol protagonista.

Ejemplos hay muchos y muy variados. Lo más conocidos son WikipediaYouTube,LinuxMySpace, donde ya no existe un único creador, sino creadores múltiples: cada uno de nosotros aporta su granito de arena al resultado final. Todos nos convertimos así en co-autores. Y esto es sólo la punta del iceberg de un mundo que todavía está por llegar donde la interacción es condición sine qua non para el desarrollo máximo de la sociedad.

Pero la economía colaborativa no sólo está cambiando la forma en que trabajan las empresas, también está metamorfoseando los colegios, las universidades, la ciencia, la política, los medios de comunicación, la industria musical… incluso cómo nos comunicamos los unos con los otros. Las nuevas tecnologías han puesto en un brete a tan cotidianos asuntos e instituciones. Como sostiene el propio Tapscott, “todo un nuevo modelo basado en Internet está emergiendo”. Y si el futuro del mundo está en Internet, quedarse fuera es todo un suicidio personal y profesional. Seamos nativos o inmigrantes digitales, la economía y la sociedad ya no son las que eran, ya no funcionan de la misma manera. Y, como dice la sabiduría popular, adaptarse o morir (Darwin manda). Sigue leyendo

Anuncios

La estrategia de datos de Andreas Weigend / Otra conferencia 2.0 es posible

Las redes sociales y los nuevos usos de la información son el centro neurálgico del nuevo marketing, afirma Andreas Weigend, Jefe científico de Amazon.com y consultor de empresas como Lufthansa, MySpace, y Nokia, que asume y potencia la social data revolution.

Centrado en estudiar y analizar el comportamiento de los usuarios y los datos que generan, afirma lo que ya se ha convertido en el pan de cada día: la comunicación es bidireccional, y eso ha dado al traste con las tradicionales formas de hacer negocio, con los factores que influyen en la decisión de compra de un potencial cliente. Al final, de lo que se trata es de dejar de enviar impactos publicitarios y trabajar más en construir relaciones. Asumámoslo, la relación entre marcas y consumidores ha cambiado para siempre: a las redes sociales, al manido 2.0, hay que sumarle una realidad transmedia que se nos muestra por múltiples dispositivos; una dispersión difícil de manejar por parte de las marcas, pero también por parte de los usuarios. ¿Dónde está nuestro público objetivo? ¿Con qué plataforma nos quedamos? ¿Nadie se ha vuelto loco con tantas cuentas y contraseñas en tantas aplicaciones distintas pese a disponer de una herramienta que, como TweetDeck, las aglutine todas?

Sigue leyendo

Nicholas Negroponte: “El teclado es el mejor nivelador social”

One Laptop per Child

Si hablamos de educación, hablamos de brecha digital, de túnel en el tiempo. Es obvio que la ecuación “Tecnología + Educación + Inclusión Digital” no tiene buena ni inmediata solución. Pero esta no es una situación atribuible sólo a los países menos desarrollados. En España ocurre tres cuartos de lo mismo, pese al proyecto Escuela 2.0 impulsado por el Ministerio de Educación que contempla el uso personalizado de un ordenador portátil por parte de cada alumno.

Nicholas Negroponte, padre del proyecto One Laptop per Child (un ordenador por niño) y cabeza visible del MIT MediaLab (laboratorio y think tank de diseño y nuevos medios del Massachusetts Institute of Technology, MIT) ha estado en Madrid, dentro de la más que interesante programación del Global Education Forum (GEF10). Sigue leyendo

Coaching 2.0: ¿consigues lo que quieres?

El Congreso de Internet (22, 23 y 24 de octubre), tuvo grandes fallos: el streaming no funcionaba, no había conexión Wi-Fi gratis (la que había era del hotel: había que pagar), la organización fue un caos sazonado de formas inadecuadas, las sillas eran incómodas, el visionado de los speechs deficiente… Menos mal que Superman, léase Alfonso Alcántara, vino a rescatarnos y, entre sus aciertos, que fueron muchos, hizo la crítica más necesaria de todas: “los asistentes han pagado 75 €, los ponentes hemos cobrado 0”.

No me extraña que el mercado laboral no remonte. ¿Trabajo gratis también para los gurús 2.0? Pensaba que esto sólo afectaba a los menos posicionados… Llegados a este punto, muchos se preguntarán: ¿qué tiene que ver todo esto con el Coaching 2.0? Sigue leyendo

La escuela como túnel del tiempo / Tiempo de reflexión

Pizarra
El fin de semana del 15 y 16 de octubre de 2010 tuvo lugar uno de los eventos 2.0 más interesantes de los últimos meses, el Global Education Forum 2010 (GEF10) , con ponentes tan imponentes -permítanme la cacofonía- como Marc Prensky, inventor y diseñador de juegos, y Richard Gerver,  director de  Happy Secrets, entre muchos otros.

A lo largo de estos dos días se habló largo y tendido sobre cómo las nuevas tecnologías están cambiando la educación. Y, sí, la educación está cambiando, pero no el sistema educativo. Permítanme reflexionar sobre ello, no como experta en la materia, ni siquiera como implicada, sino como “tocapelotas” profesional que no entiende demasiadas cosas. Sigue leyendo

Criticar por criticar o no_Identidad digital vs Identidad física

Imagen: antivirus

Los últimos días se ha estado hablando mucho del agujero de seguridad en el chat de Facebook. Esto me ha llevado a pensar de nuevo en la identidad digital de cada uno de nosotros en las redes sociales, en nuestra huella digital, en cómo nos perciben y hacemos que nos perciban los demás.

Hoy por hoy, parecen coexistir dos realidades paralelas, la física y la virtual. Pero no nos engañemos, nuestro perfil en las redes sociales, en la web 2.0 y el que tenemos en la calle, con nuestros amigos, nuestra familia o en el trabajo, se dirigen hacia un punto común, nuestra imagen pública, a la que van dando forma. Por lo tanto, yo no hablaría de dos mundos separados, distintos, sino de uno mismo: tampoco nos comportamos igual en un contexto que en otro, con unas personas u otras, pero no dejamos de ser nosotros y nuestros múltiples yoes.

POSIBLES ERRORES

Por eso mismo, recordar que debemos tener cuidado con lo que decimos o incluimos (fotos, vídeos, etc.) en las redes sociales no está de más. El caso de aquella persona que tiene como amigo a su jefe y mete la pata con un comentario sobre el trabajo es más común de lo que pensamos. Llamémosle ingenuidad, si quieren. El caso de aquella otra persona que es descartada en un proceso de selección por la cantidad de fotos colgadas en Facebook en las que aparece borracha, drogada o desnortada… En fin, llamémosle doble moral, si quieren, pero así funciona y así se lo hemos contado.

Imagen: medicablogs.diariomedico.com

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Tiempo de reflexión_Geekonomía, de Hugo Pardo Kuklinski

GEEKONOMÍA, UN RADAR PARA PRODUCIR EN EL POSTDIGITALISMO

Autor del libro_Hugo Pardo Kuklinski

Como afirma Antonio Bartolomé Pina en las páginas de Geekonomía, “en la era de la sobreinformación, el prestigio está configurado por el grado de atención de los otros”. Es decir, como empresa, institución, persona o profesional puedes publicar todo lo que quieras y puedas, pero tu grado de importancia depende de tu visibilidad (cuánto eres leído, citado, etc.). Algo que hoy en día, gracias a las redes sociales, es relativamente más fácil de conseguir. Una visibilidad que aporta reconocimiento, prestigio, condición de experto (sea cual sea la materia) y, por ende, aunque sea de manera indirecta (todavía no podemos hablar de ingresos por publicidad de cierto peso y, mucho menos, de forma pluralizada), genera un ROI, un retorno de la inversión (tiempo, dinero, energía), a modo de conferencias, charlas, trabajo, alumnos, clientes o similares.

Sigue leyendo