Nicholas Negroponte: “El teclado es el mejor nivelador social”

One Laptop per Child

Si hablamos de educación, hablamos de brecha digital, de túnel en el tiempo. Es obvio que la ecuación “Tecnología + Educación + Inclusión Digital” no tiene buena ni inmediata solución. Pero esta no es una situación atribuible sólo a los países menos desarrollados. En España ocurre tres cuartos de lo mismo, pese al proyecto Escuela 2.0 impulsado por el Ministerio de Educación que contempla el uso personalizado de un ordenador portátil por parte de cada alumno.

Nicholas Negroponte, padre del proyecto One Laptop per Child (un ordenador por niño) y cabeza visible del MIT MediaLab (laboratorio y think tank de diseño y nuevos medios del Massachusetts Institute of Technology, MIT) ha estado en Madrid, dentro de la más que interesante programación del Global Education Forum (GEF10). Sigue leyendo

Terra incógnita_ El e-book debe reinventarse o morir

suicidame

¿Si el cine no es teatro filmado, por qué tendría que ser el libro digital un libro leído en pantalla? El e-book, en estos momentos, recuerda a El gabinete del doctor Caligary (Robert Wiene, 1920), una película donde los actores se mueven con gestos teatrales, abiertos y exagerados, frente a unos decorados de cartón-piedra. El cine, por entonces, no había encontrado su especificidad, su forma propia, y se aferraba al teatro. Exactamente lo mismo que está pasando con el libro digital. El nuevo formato ofrece cientos de posibilidades nuevas, pero seguimos aferrados al negro sobre blanco, así de tajante se muestra Hotel Postmoderno, el colectivo valenciano de literatura experimental que acaba de presentar Suicídame, su segundo proyecto literario, tras su primera novela homónima y también grupal. Sigue leyendo

Terra incógnita_Rybczynski + e-book

Hoy, sin apenas tiempo que dedicar a nada que no sea trabajo remunerado, me empeño, sin embargo, en dejarles dos variopintos e interesantes apuntes provenientes, eso sí, de fuentes distintas. El primero de ellos viene de la mano del crítico de cine (simplificando mucho) Antonio Weinrichter, sin el cual no conocería esta obra.

RYBCZYNSKI_STEPS

EL CINE COMO DESTINO TURÍSTICO

Film poster for The Battleship Potemkin (1926). El acorazado Potemkin. Fuente imagen: Wikipedia

Steps (Rybczynski, 1987) es la representación de una posible visita turística a una película, El acorazado Potemkin (Sergei M. Eisenstein, 1925), un homenaje del cineasta polaco a la célebre escalinata de Odessa (icono de la revolución fallida de 1905*, antecedente de la que tuvo lugar en 1917) a través de la reedición-reescritura fílmica. Estamos, por lo tanto, ante una manipulación del mencionado clásico del cine a través de la incorporación del vídeo (cine vs vídeo), una adulteración del parámetro tiempo capaz de convocar en un mismo espacio audiovisual dos momentos distintos de la Historia (el de entonces y el de ahora, el de los turistas norteamericanos).

* Si bien existieron varias manifestaciones y represión contra los manifestantes en Odessa, la matanza es una ficción creada por Eisenstein contra el zar. El crítico de cine Roger Ebert escribió «no existió la masacre zarista en las escaleras de Odessa… es irónico que [Eisenstein] lo haya hecho tan bien que en la actualidad muchos creen que en realidad ocurrió»

Pasen y vean…

——————————————————————–

LA BATALLA DEL E-BOOK

AMAZON ANUNCIA SU HERRAMIENTA DE AUTOEDICIÓN DE LIBROS EN ESPAÑOL
Fuente: Eñe (23.02.10) / Todo un cut&paste por mi parte

La batalla por conseguir el reinado de los e-books y los e-readers se libra día a día. Menos de un mes después de que Apple se lanzase de cabeza a la lucha con su iPad, Amazon sigue anunciando avances en su estrategia de convertirse en la mayor librería de e-books del mundo. Si Myspace se convirtió en la herramienta preferida de músicos de todo el mundo para darse a conocer, ¿por qué no puede ocurrir lo mismo con los escritores? Amazon acaba de anunciar que su herramienta de autoedición de libros ya está disponible también para autores en español, italiano y portugués (hasta ahora sólo funcionaba para libros en inglés, francés y alemán). Si tienes un texto inédito y quieres que se venda para ser leído en un Kindle, entras en Digital Text Platform, subes tu texto, y ya estás en el ciberespacio para ser comprado y leído…

En esta misma semana, Amazon ha anunciado algo más: su fondo, 40.000 títulos, ya está disponible también para Blackberry en Estados Unidos. Hace un mes hizo lo mismo con los iPhone. A falta de que el e-reader sea una realidad cotidiana, entremos en los dispositivos que sí están ya en muchos bolsillos, parecen haber pensado los cerebros de Amazon…

——————————————————————–

Terra Incógnita_El futuro del periodismo

El pasado martes 12 de enero acudí a una conferencia (Gestores de contenidos y consultorías especializadas en comunicación en Internet) en el IED (sede de Madrid) en busca de respuestas a mis preguntas acerca del futuro del periodismo tal y como lo conocemos hoy en día, acerca de las formas que adoptará con el paso del tiempo o, simplemente, en semanas. Los ponentes fueron Ignacio Escolar (ex-Director del periódico Público) y José Manuel Única (ambos en BitBan Technologies).

Pues bien, el futuro del periodismo, qué duda cabe, pasa por la revolución digital que ya estamos viviendo (la información nos llega antes por Facebook o Twitter que por los medios tradicionales y los líderes de opinión se mueven en Internet, casi todos tienen un blog). Si a esta maraña informativa le sumamos la crisis económica mundial (despidos, cierres de empresas, presupuestos ajustados…), el resultado está cantado: paulatinamente, van desapareciendo las grandes redacciones de papel y surgen, cual setas, las pequeñas y dirigidas a Internet (más barato de mantener, pero de ingresos esquivos).

De todos modos, según afirmaron los ponentes, el papel no está destinado a desaparcer del todo, aunque es obvio que sí perderá poder (la comunicación ya no es unidireccional, todo el mundo puede ser informador) y también cuota de mercado frente a lo digital (mayor inmediatez, espero que también sensatez). Así las cosas, veremos, digo yo, dónde se reubican todos aquellos que han vivido (actualmente en paro) y todavía logran vivir del papel, pues el 2.0, de momento, no da los ingresos necesarios para mantener una plantilla en condiciones (por no hablar de la precariedad actual de la profesión y la cantidad de aprovechados, mal llamados empresarios, que consiguen sacar a la calle su revista cada mes sin pagar un euro a los colaboradores).

Y, ante todo esto, me pregunto yo: ¿se adaptarán las generaciones de papel al digital o habrá jubilaciones anticipadas? ¿qué está dispuesto a pagar el usuario final (lector) por las noticias a las que ya tiene acceso de forma inmediata y gratuita a través de Internet? ¿habrá que dar a lector algo adicional para que pague por la información? Si es así, ¿el qué? Recuerden, si no, el fracaso de El País en su versión digital previo pago. Es más, ¿lograremos los periodistas vivir dignamente del digital o el periodismo, como profesión, está herido de muerte?

Sin duda, en este escenario que he perfilado (ya real) al periodista no le queda otra que intentar reubicarse en el mundo laboral y encontrar nuevas salidas a su experiencia, conocimientos y profesionalidad. Sobre todo, si quiere pagar sus facturas. ¿Cuáles son esas salidas? El tiempo dirá, pero todo apunta a que algunos de los que trabajamos en medios, nos quedaremos; otros, nos iremos al mundo de la comunicación, la televisión, la radio o, incluso, nos haremos escritores (aunque, bien pensado, no es una buena idea: no da dinero a no ser que se fabrique un best seller y, aún así, tampoco podemos dejar de preguntarnos si el e-book se convertirá en una nueva vía para las descargas ilegales de libros, porque en este caso no imagino a un escritor dando “conciertos” para ganarse la vida). Mal pinta el mundo de las letras en todas sus versiones. Desde luego nunca se ha escrito y publicado más que ahora, otra cosa es la calidad, veracidad y contrastación de lo que se publica.

Afirmaba Escolar que los PERIODISTAS, de aquí en adelante, tenemos que ser MULTIMEDIA (controlar de Internet, nuevas tecnologías, redes sociales, vídeo, fotografía, radio, papel, etc) y MONOTEMÁTICOS (especializados). Sólo así conseguiremos subirnos al carro del éxito o, por lo menos, mantener (intentarlo) nuestro puesto de trabajo. Ya saben, renovarse o morir.

No obstante, ambas características asociadas al nuevo perfil del periodista me generan serias dudas: ¿ser multimedia significa controlar un poco de cada tecnología? Porque no me imagino a nadie con tiempo y habilidad suficiente como para ser bueno en cada una de ellas. Si es así, no hace falta que les diga de qué calidad serán las fotos o el vídeo que entregue un periodista a la redacción, por muy aficionado que sea a hacer fotografías o crear vídeos en su tiempo libre. Por otro lado, ¿ser monotemático significa saber mucho de un tema y nada de otros? ¿dónde queda entonces la hipertextualidad? ¿dónde queda la capacidad de relacionar aspectos de diferentes campos temáticos? Es decir, ¿en qué lugar queda, entonces, la riqueza del texto?

Pero no sólo eso. Nuestro amigo Escolar refiere, a modo de metáfora, la coexistencia actual de dos tipos de lectores, los TIBURONES y los DELFINES. Me explico.

Los tiburones serían aquellos que devoran las noticias de principio a fin, mientras que los delfines son aquellos saltarines que van de noticia en noticia sin profundizar (¿leyendo, tal vez, los destacados y entradillas?). Así las cosas, los primeros serían los lectores tradicionales, mientras que los segundos serían los que han nacido con la revolución digital.  ¿Cambia este nuevo perfil de lector la forma de trabajar de los medios? Pues me temo que sí, ya que la meta es llamar la atención de un lector disperso que se mueve en Internet como pez en el agua, pues ese es el lector objetivo que será mayoritario en breve.  Pero si nos dejamos llevar por la dictadura de la audiencia (páginas vistas, número de comentarios, visitas, etc.), corremos un gran riesgo: ¿no nos limitaremos a insertar noticias harto sensacionalistas con el fin de conseguir  más y más lectores en detrimento de la calidad? ¿significa eso que incrementamos nuestros lectores a base de carnaza y sucesos? ¿nos convertiremos en el alter ego del telediario de Tele5? En fin, no creo que sea eso sinónimo de calidad, ni de prestigio, ni de línea editorial seria o algo que se le parezca conforme está el patio. Y es que el patio da tantas vueltas que me mareo.

——————————————————————–

Fuente imagen: abc.es (así se muestra el nuevo periodista-gadget-digital, el conocido como periodista digital multimedia)

——————————————————————–