Realidad aumentada, diversión aumentada / Criticar por criticar o no

Realidad aumentada, diversión aumentada

La Rosa Púrpura de El Cairo (Woody Allen, 1985) establece una dinámica intrincada entre realidad y ficción, de similar manera a Ocho y medio (Fellini, 1963) o la serie Lost, salvando las distancias. Pero si en algo coinciden es en hacernos vislumbrar la posibilidad de mundos paralelos, realidades alternativas u oníricas que pueden ser tan reales -y no hablo de enfermedades mentales- como la vida real, o esa que consideramos convencionalmente como tal. ¿Existen otras dimensiones de las que no somos conscientes?

En este sentido, creo que las referencias literarias (Philip K. Dick, Michio Kaku) y cinematográficas (Twin Peaks, Origen, Doce monos) han ido allanando el camino a la hierática distinción entre realidad y ficción, los límites han quedado difuminados y todo ello ha dejado abierta la puerta a la imaginación, incluso a que veamos con buenos ojos a la tan cacareada realidad aumentada: una realidad mixta que se deriva de la interacción entre elementos reales y virtuales, que admite la interacción y se visualiza en 3D.

La realidad aumentada nos presenta el contexto de una forma diferente -mixta, ya lo hemos dicho-, pero además enriquece (recuerden el “cueces o enriqueces”) nuestras posibilidades a la hora de exprimir todo lo que nos rodea. ¿Imaginan el hogar del futuro? Pasen y vean:

Sigue leyendo

Anuncios

Jordi Costa y Lost / De series / Último capítulo

lost-815

Despierten. Son las 8.15 horas de la mañana. El vuelo 815 de Oceanic Airlines está apunto de despegar. Durante el trayecto, podrán disfrutar del último capítulo de la temporada de Lost. Por supuesto, entiéndanme, en el Taller de nueva ficción televisiva que está impartiendo Jordi Costa y que yo emito a modo de serial 2.0.

Para su comodidad, les recomendamos que mantengan el cinturón abrochado durante todo el vuelo. Por favor, lean las instrucciones de seguridad que encontrarán en frente de sus asientos. En el caso de una pérdida de presión en cabina durante el vuelo

Lost, 5 años en 8 minutos y 15 segundos. Fuente: Todoseries.com

CON QUÉ JUEGA LOST

  • con la idea de realidad como simulacro. Es difícil distinguir dónde empieza la realidad y dónde la ficción.
  • con nosotros como espectadores, con nuestras expectativas. Nos obliga a interpretar constantemente con el único objetivo de mantenernos entretenidos buscando la pata de conejo.
  • con el concepto de dejà vu.
  • con la estrategia del desconcierto, aunque manteniendo una constante dentro de su lógica.
  • con escenas que son espejos de otras.
  • con la inestabilidad de los roles y la moral: ahora bueno, ahora malo. Mañana, tal vez, regulero.
  • con el devenir lógico del tiempo: pasado, presente y futuro se entremezclan en la trama.
  • con la posibilidad de la bilocación.
  • con posibles dinámicas de redención en un purgatorio simbólico (la isla).
  • con nuestros referentes filosóficos. No en vano muchos de sus personajes remiten a filósofos tan conocidos como Hume (Desmond), Rousseau (Danielle), Locke (John), etc.

La filosofía de Lost-libro

HEREDEROS DE LOST

Tal y como afirma el Sr. Costa, los descendientes de Lost, no son sino imitaciones descafeinadas. Hablamos de Héroes (¿un spin-off de Lost?) y Flashforward (¿una serie creada por el propio J. J. Abrams en la sombra?).

flash_forward_500x300

Imagen: Flashforward

CURIOSIDADES DE LA HIBRIDACIÓN DE LOST CON OTROS MEDIOS

The Lost Experience, un juego de realidad alternativa diseñado por los guionistas y productores de Lost para atrapar fans y expandir la trama (Lostpedia).

Oceanic Airlines, la compañía real del vuelo 815 de Lost.

Drive Shaft, el grupo de música de Charlie Pace, el yonqui de Lost, tiene página web.

Y es que como afirma el propio J. J. Abrams, Internet ha cambiado la forma de hacer televisión. Ahora las fronteras se rompen y se entremezclan, lo que facilita un juego (el del autor con nosotros como espectadores) más entretenido.

LIBROS HÍBRIDOS ENTRE REALIDAD Y FICCIÓN

Matadero 5, Kurt Vonnegut.

Los muertos, Jorge Carrión.

El fondo del cielo, Rodrigo Fresán.

Turismo interior, Marcos Ordóñez. Libro que he comprado y estoy leyendo con avidez.

Hervir un oso, Jonathan Millán y Miguel Noguera.

OTROS LIBROS

WatchmenAlan Moore. Vale, esto es un cómic, pero aceptamos pulpo (Paul) como animal doméstico y bola de cristal para la selección española.

La filosofía de Lost, Sharon M. Kaye. Aviso para navegantes: no es un libro de autoayuda, sino una compilación de ensayos sobre filosofía tomando como punto de partida la serie Lost.

P.D.:


* Las próximas tres entregas estarán dedicadas a The Wire. Ya saben, un mes, una serie, tres entregas.

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Jordi Costa y Lost / De series / Segundo capítulo

Como ya conté en un post anterior, estoy haciendo un taller sobre nueva ficción televisiva con Jordi Costa al frente. Léase, hablamos sobre series. Como cada miércoles, hasta que llegue a su fin, les contaré aquí lo ocurrido allí, a modo de serial 2.0.

En este segundo capítulo del taller seguimos con Lost y sus universos paralelos… ¿Es la isla el limbo, un lugar sin tiempo, un punto místico de encuentro, una creación colectiva, un paraíso portátil?, se pregunta Costa. Al final, se trata de un relato fragtal que se va ramificando, complicando, que tiene una estructura abierta y busca la sorpresa constante, una escalada por el puro asombro. Lost es la sorpresa a cualquier precio donde la muerte es algo provisional, incluso los nombres o las relaciones -afirma-.

Demos ahora un paseo por los antecedentes de Lost y por los libros que recomienda Costa para no perderse en otras dimensiones, ni siquiera en ésta.

ANTECEDENTES DE LOST

THE TWILIGHT ZONE, serie

THE PRISONER, serie

THE SINGING DETECTIVE, serie

TWIN PEAKS, serie



LIBROS PARA NO PERDERSE EN OTRAS DIMENSIONES, NI SIQUIERA EN ÉSTA

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Jordi Costa y Lost / De series

Lost, la última cenaImagen: Bob D’Amico/ABC

Las series están de moda desde hace ya algún tiempo, las series crean adicción y revientan taquillas por doquier: la gente, al menos los más jóvenes, prefiere ver un capítulo breve (o uno tras otro en su propio sofá o en el de sus amigos) que un largometraje en las incómodas, impersonales, opresivas y abarrotadas salas de cine.

En este sentido, me parece de lo más acertado y oportuno (de oportunidad, no de oportunismo) el taller que ha dado comienzo recientemente en la Escuela de Escritores de Madrid: La nueva ficción televisiva, un taller dirigido por un profesor de excepción, Jordi Costa, un taller al que una servidora está asistiendo.

Para no joderle el business (la mayoría nos ganamos el pan con el sudor de nuestra frente), no voy a contarlo todo, no sería ético, pero sí contaré, cada miércoles, lo más llamativo que haya visto u oído durante las 2 horas que dura el invento de cada sábado. Sigue leyendo