La fama y la popularidad / Tiempo de reflexión

Tú antes molabas es la típica expresión (algo juvenil) que podríamos aplicar a mucha gente: popular, famosa o conocidilla en determinados ambientes. Antes, cuando todavía estos personajes estaban al comienzo de su popularidad y empezaban a despuntar, todas las cámaras, todos los medios, estaban ávidos de tenerles entre sus páginas, en sus programas, aparecían como actores sempiternos en cada serie de televisión o película que se realizara. Y no, no hablo sólo de los mass media, sino de los que van de indies, underground o post-modernos. Ellos también juegan a esto de la fama y la popularidad, aunque sea en una división o escala inferior. Pasan los años, pasan las modas y los otrora objetos de deseo se convierten en juguetes rotos incapaces de ubicar lo que fueron y lo que son.

Tú antes molabas también es una serie online creada y protagonizada por el humorista y guionista Antonio Castelo (Alicante, 1982). Con un registro de falso documental, es el heredero patrio (no tan perfecto, ni tan acabado) de la británica The Office. En ella, el gran tema es la decadencia de la fama y la popularidad a base de hacer humor de la sordidez (David Brent en The Office, una vez despedido).

Reflexionen ustedes mismos viendo uno de sus capítulos o piensen en cualquiera de los triunfitos o gran hermanos y sus trayectorias “profesionales” (véase Aída Nízar o cualquier otro cuyo nombre ni recuerdo, ni quiero recordar). Qué pena, penita, pena…

 

OTRAS SERIES PARA LA REFLEXIÓN SOBRE LA FAMA Y LA POPULARIDAD


CURB YOUR ENTHUSIASM
(Larry David)


EXTRAS
(Ricky Gervais)


¿QUÉ FUE DE JORGE SANZ?
(David Trueba)


Tan brutales y dolorosas como la vida misma.

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Comprar, tirar, comprar: la obsolescencia programada / Tiempo de reflexión

  • Las piezas de las impresoras fallan: hay un chip integrado en las mismas que establece que, llegado determinado número de impresiones, la impresora deje de funcionar.
  • Las bombillas que, en 1911, lograron alcanzar una duración certificada de 2.500 horas tienen hoy una vida útil de menos de la mitad. Ahora sólo pueden verse en museos.
  • Las medias de nylon tenían una vida muy larga: las mujeres eran felices en 1940; los empresarios se resentían. Solución: el hilo eterno desaparece de la producción, las medias vuelven a durar poco, los empresarios son felices.

Se acorta la vida de los productos para asegurar la venta continuada de productos: “un artículo que no se desgasta es una tragedia para los negocios”. Hablamos, cómo no, de la obsolescencia programada, una estrategia empresarial propuesta en su día, tras el Crash del 29, por Bernard London, lo que asegura la permanencia del capitalismo exacerbado. Se le atribuye el crecimiento de la economía occidental: mientras se venda, hay producción; mientras haya producción, hay empleo y, por lo tanto, una supuesta vida digna para el trabajador/proletario.

Ni creo que esta estrategia sea sostenible a largo plazo (los recursos son finitos), ni creo que como opio para el pueblo sea válido (¿por qué no se dirige esa fuerza de trabajo hacia otras metas?).

Más info: RTVE

Encuentro digital con Cosima Dannoritzer, directora del documental.

OTRO INTERESANTE DOCUMENTO SOBRE CONSUMO RESPONSABLE

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Terra incógnita_Networking

Leyendo El marketing que nunca conoció de Willem Burges me encuentro con algunas afirmaciones interesantes. Les dejo con una que extrapolo y, por lo tanto, aplico a la importancia de hacer networking (establecer una red de contactos profesionales). Si era conveniente antes, ahora, con la crisis, se ha convertido en imprescindible. Por supuesto, cuando lean “marca”, lean también personal branding, institución o similar.

Si el cliente no recuerda el nombre de “la marca”, entonces es bastante difícil que el cliente tome cualquier tipo de acción que estimule el negocio de “la marca”. (…)

Sigue leyendo

Tiempo de reflexión_beneficiarse de la crisis

BENEFICIARSE DE LA CRISIS, BENEFICIARSE DE LOS DEMÁS

Señores, señoras, este post podría enfocarse desde un punto de vista positivo si lo dedicara a encarar las diferentes posibilidades que cualquier crisis genera: nuevas salidas laborales, creatividad puesta al servicio del trabajo o de la búsqueda de trabajo, etc. Pero no, no voy a ir por esa línea, sino por la mera denuncia verbal, por el derecho al pataleo, a la verbalización, la puesta en escena de situaciones denigrantes a las que algunos nos sometemos (me solidarizo y, por ende, me incluyo) en pro de un futuro mejor, prometido y no siempre real, que nos empuja a aceptar curros a bajo precio o sin precio.

Y es que los empresarios, tan buenos ellos, ESTÁN GENERANDO EMPLEO en época de crisis y vacas flacas (otra cosa son las condiciones):

  • contratan becarios a 100 ó 300 € el mes, full-time, por supuesto, compromiso total, por supuesto, responsabilidad mayor a la correspondiente, por supuesto. Aunque, claro, tendríamos que definir qué se entiende a día de hoy por becario.
  • contratan empleados con amplia experiencia. Eso sí, a bajo coste o permisivos a la explotación, que para algo son los afortunados del cutremercado laboral.
  • contratan freelances que se dejan los cuernos trabajando, que dejan también de ver a su familia, a sus amigos, la luz del sol… Vamos, con dedicación plena y facturación mínima (a ser posible, que apenas puedan pagar autónomos y, mucho menos, IVA).
  • “contratan” a cualquiera que quiera trabajar con presupuesto cero, es decir, gratis. No lo duden, acéptenlo, es la mejor opción para invertir su dinero (llámenlo horas de trabajo, abono transporte, comidas fuera de casa…), posicionarse, dejarse ver, vincularse…

¿ALGUIEN DIJO TOMADURA DE PELO?

(Imagen: Facebook, no recuerdo su origen concreto, su autor primigenio, ruego me disculpen o me iluminen al respecto).

—————————————————————-

Después de esta carta abierta a quien quiera escuchar, empatizar, cambiar la situación precario-laboral de sus empleados (porque seguro que la suya no lo es), me limito a dejarles algo que me ha dibujado una sonrisa (viva el tópico en este caso!) esta mañana, por su creatividad, por su inteligente simpleza, por la ausencia de avaricia y consumismo, porque sí. Lo he visto en Microsiervos, copio y pego:

Un organizador de cables tan simple, efectivo y barato como localizar algunos clips de esos que andan perdidos los cajones de casa o de la oficina. ¡Gracias Elenita por iluminarnos con tan genial solución de baja tecnología!

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Terra Incógnita_El futuro del periodismo

El pasado martes 12 de enero acudí a una conferencia (Gestores de contenidos y consultorías especializadas en comunicación en Internet) en el IED (sede de Madrid) en busca de respuestas a mis preguntas acerca del futuro del periodismo tal y como lo conocemos hoy en día, acerca de las formas que adoptará con el paso del tiempo o, simplemente, en semanas. Los ponentes fueron Ignacio Escolar (ex-Director del periódico Público) y José Manuel Única (ambos en BitBan Technologies).

Pues bien, el futuro del periodismo, qué duda cabe, pasa por la revolución digital que ya estamos viviendo (la información nos llega antes por Facebook o Twitter que por los medios tradicionales y los líderes de opinión se mueven en Internet, casi todos tienen un blog). Si a esta maraña informativa le sumamos la crisis económica mundial (despidos, cierres de empresas, presupuestos ajustados…), el resultado está cantado: paulatinamente, van desapareciendo las grandes redacciones de papel y surgen, cual setas, las pequeñas y dirigidas a Internet (más barato de mantener, pero de ingresos esquivos).

De todos modos, según afirmaron los ponentes, el papel no está destinado a desaparcer del todo, aunque es obvio que sí perderá poder (la comunicación ya no es unidireccional, todo el mundo puede ser informador) y también cuota de mercado frente a lo digital (mayor inmediatez, espero que también sensatez). Así las cosas, veremos, digo yo, dónde se reubican todos aquellos que han vivido (actualmente en paro) y todavía logran vivir del papel, pues el 2.0, de momento, no da los ingresos necesarios para mantener una plantilla en condiciones (por no hablar de la precariedad actual de la profesión y la cantidad de aprovechados, mal llamados empresarios, que consiguen sacar a la calle su revista cada mes sin pagar un euro a los colaboradores).

Y, ante todo esto, me pregunto yo: ¿se adaptarán las generaciones de papel al digital o habrá jubilaciones anticipadas? ¿qué está dispuesto a pagar el usuario final (lector) por las noticias a las que ya tiene acceso de forma inmediata y gratuita a través de Internet? ¿habrá que dar a lector algo adicional para que pague por la información? Si es así, ¿el qué? Recuerden, si no, el fracaso de El País en su versión digital previo pago. Es más, ¿lograremos los periodistas vivir dignamente del digital o el periodismo, como profesión, está herido de muerte?

Sin duda, en este escenario que he perfilado (ya real) al periodista no le queda otra que intentar reubicarse en el mundo laboral y encontrar nuevas salidas a su experiencia, conocimientos y profesionalidad. Sobre todo, si quiere pagar sus facturas. ¿Cuáles son esas salidas? El tiempo dirá, pero todo apunta a que algunos de los que trabajamos en medios, nos quedaremos; otros, nos iremos al mundo de la comunicación, la televisión, la radio o, incluso, nos haremos escritores (aunque, bien pensado, no es una buena idea: no da dinero a no ser que se fabrique un best seller y, aún así, tampoco podemos dejar de preguntarnos si el e-book se convertirá en una nueva vía para las descargas ilegales de libros, porque en este caso no imagino a un escritor dando “conciertos” para ganarse la vida). Mal pinta el mundo de las letras en todas sus versiones. Desde luego nunca se ha escrito y publicado más que ahora, otra cosa es la calidad, veracidad y contrastación de lo que se publica.

Afirmaba Escolar que los PERIODISTAS, de aquí en adelante, tenemos que ser MULTIMEDIA (controlar de Internet, nuevas tecnologías, redes sociales, vídeo, fotografía, radio, papel, etc) y MONOTEMÁTICOS (especializados). Sólo así conseguiremos subirnos al carro del éxito o, por lo menos, mantener (intentarlo) nuestro puesto de trabajo. Ya saben, renovarse o morir.

No obstante, ambas características asociadas al nuevo perfil del periodista me generan serias dudas: ¿ser multimedia significa controlar un poco de cada tecnología? Porque no me imagino a nadie con tiempo y habilidad suficiente como para ser bueno en cada una de ellas. Si es así, no hace falta que les diga de qué calidad serán las fotos o el vídeo que entregue un periodista a la redacción, por muy aficionado que sea a hacer fotografías o crear vídeos en su tiempo libre. Por otro lado, ¿ser monotemático significa saber mucho de un tema y nada de otros? ¿dónde queda entonces la hipertextualidad? ¿dónde queda la capacidad de relacionar aspectos de diferentes campos temáticos? Es decir, ¿en qué lugar queda, entonces, la riqueza del texto?

Pero no sólo eso. Nuestro amigo Escolar refiere, a modo de metáfora, la coexistencia actual de dos tipos de lectores, los TIBURONES y los DELFINES. Me explico.

Los tiburones serían aquellos que devoran las noticias de principio a fin, mientras que los delfines son aquellos saltarines que van de noticia en noticia sin profundizar (¿leyendo, tal vez, los destacados y entradillas?). Así las cosas, los primeros serían los lectores tradicionales, mientras que los segundos serían los que han nacido con la revolución digital.  ¿Cambia este nuevo perfil de lector la forma de trabajar de los medios? Pues me temo que sí, ya que la meta es llamar la atención de un lector disperso que se mueve en Internet como pez en el agua, pues ese es el lector objetivo que será mayoritario en breve.  Pero si nos dejamos llevar por la dictadura de la audiencia (páginas vistas, número de comentarios, visitas, etc.), corremos un gran riesgo: ¿no nos limitaremos a insertar noticias harto sensacionalistas con el fin de conseguir  más y más lectores en detrimento de la calidad? ¿significa eso que incrementamos nuestros lectores a base de carnaza y sucesos? ¿nos convertiremos en el alter ego del telediario de Tele5? En fin, no creo que sea eso sinónimo de calidad, ni de prestigio, ni de línea editorial seria o algo que se le parezca conforme está el patio. Y es que el patio da tantas vueltas que me mareo.

——————————————————————–

Fuente imagen: abc.es (así se muestra el nuevo periodista-gadget-digital, el conocido como periodista digital multimedia)

——————————————————————–