Jordi Costa y Lost / De series / Segundo capítulo

Como ya conté en un post anterior, estoy haciendo un taller sobre nueva ficción televisiva con Jordi Costa al frente. Léase, hablamos sobre series. Como cada miércoles, hasta que llegue a su fin, les contaré aquí lo ocurrido allí, a modo de serial 2.0.

En este segundo capítulo del taller seguimos con Lost y sus universos paralelos… ¿Es la isla el limbo, un lugar sin tiempo, un punto místico de encuentro, una creación colectiva, un paraíso portátil?, se pregunta Costa. Al final, se trata de un relato fragtal que se va ramificando, complicando, que tiene una estructura abierta y busca la sorpresa constante, una escalada por el puro asombro. Lost es la sorpresa a cualquier precio donde la muerte es algo provisional, incluso los nombres o las relaciones -afirma-.

Demos ahora un paseo por los antecedentes de Lost y por los libros que recomienda Costa para no perderse en otras dimensiones, ni siquiera en ésta.

ANTECEDENTES DE LOST

THE TWILIGHT ZONE, serie

THE PRISONER, serie

THE SINGING DETECTIVE, serie

TWIN PEAKS, serie



LIBROS PARA NO PERDERSE EN OTRAS DIMENSIONES, NI SIQUIERA EN ÉSTA

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Anuncios

Jordi Costa y Lost / De series

Lost, la última cenaImagen: Bob D’Amico/ABC

Las series están de moda desde hace ya algún tiempo, las series crean adicción y revientan taquillas por doquier: la gente, al menos los más jóvenes, prefiere ver un capítulo breve (o uno tras otro en su propio sofá o en el de sus amigos) que un largometraje en las incómodas, impersonales, opresivas y abarrotadas salas de cine.

En este sentido, me parece de lo más acertado y oportuno (de oportunidad, no de oportunismo) el taller que ha dado comienzo recientemente en la Escuela de Escritores de Madrid: La nueva ficción televisiva, un taller dirigido por un profesor de excepción, Jordi Costa, un taller al que una servidora está asistiendo.

Para no joderle el business (la mayoría nos ganamos el pan con el sudor de nuestra frente), no voy a contarlo todo, no sería ético, pero sí contaré, cada miércoles, lo más llamativo que haya visto u oído durante las 2 horas que dura el invento de cada sábado. Sigue leyendo