La fama y la popularidad / Tiempo de reflexión

Tú antes molabas es la típica expresión (algo juvenil) que podríamos aplicar a mucha gente: popular, famosa o conocidilla en determinados ambientes. Antes, cuando todavía estos personajes estaban al comienzo de su popularidad y empezaban a despuntar, todas las cámaras, todos los medios, estaban ávidos de tenerles entre sus páginas, en sus programas, aparecían como actores sempiternos en cada serie de televisión o película que se realizara. Y no, no hablo sólo de los mass media, sino de los que van de indies, underground o post-modernos. Ellos también juegan a esto de la fama y la popularidad, aunque sea en una división o escala inferior. Pasan los años, pasan las modas y los otrora objetos de deseo se convierten en juguetes rotos incapaces de ubicar lo que fueron y lo que son.

Tú antes molabas también es una serie online creada y protagonizada por el humorista y guionista Antonio Castelo (Alicante, 1982). Con un registro de falso documental, es el heredero patrio (no tan perfecto, ni tan acabado) de la británica The Office. En ella, el gran tema es la decadencia de la fama y la popularidad a base de hacer humor de la sordidez (David Brent en The Office, una vez despedido).

Reflexionen ustedes mismos viendo uno de sus capítulos o piensen en cualquiera de los triunfitos o gran hermanos y sus trayectorias “profesionales” (véase Aída Nízar o cualquier otro cuyo nombre ni recuerdo, ni quiero recordar). Qué pena, penita, pena…

 

OTRAS SERIES PARA LA REFLEXIÓN SOBRE LA FAMA Y LA POPULARIDAD


CURB YOUR ENTHUSIASM
(Larry David)


EXTRAS
(Ricky Gervais)


¿QUÉ FUE DE JORGE SANZ?
(David Trueba)


Tan brutales y dolorosas como la vida misma.

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Jordi Costa y The Wire / De series

Retomamos el serial abandonado por razones ajenas a mi voluntad (más bien, por falta de tiempo) con The Wire. Como siempre, todos los comentarios e ideas que recojo aquí a modo de serial 2.0 surgen del Taller de nueva ficción televisiva que está impartiendo Jordi Costa en la Escuela de de Escritores.

A todos aquellos que no han visto la serie o dudan de sus bondades, les dejo ya, para ir abriendo boca, una de las muchas piezas maestras que pueden disfrutar a lo largo de sus cinco temporadas:

Maravillosa escena: casi sin palabras. Sólo Fuck!

The Wire es una serie que retrata el Baltimore menos políticamente correcto, donde fuerzas policiales, narcotraficantes de gran y pequeño pelaje, proletarios (estibadores, en este caso), políticos y centros educativos se dan la mano en una suerte de novela total por entregas (5 temporadas) deudora de BalzacDickens. Sin embargo, The Wire tampoco es el Baltimore que hemos visto de la mano de John Waters, uno de sus habitantes más ilustres, en Hairspray o Pink Flamingos: el Baltimore freak, la contracultura.

David Simon (periodista de The Baltimore Sun) y Ed Burns (antiguo detective de la policía de Baltimore y profesor de instituto), artífices de la serie y también oriundos de la ciudad, se decantan por el retrato veraz de una sociedad desnortada por cuyos poros emerge con naturalidad la violencia, la deslealtad, el trapicheo y la ausencia total de valores.

david-simon-0308-lg

Courtesy David Simon

 

Seguir leyendo

Canciones para un martes

radio antigua

AM
/ Self Preservation

FAKE DRUGS / Balancing Acts

MOTORAMA / Alps

SIGUR RÓS / Staralfur

PATRICK WATSON / The Great Escape

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Comprar, tirar, comprar: la obsolescencia programada / Tiempo de reflexión

  • Las piezas de las impresoras fallan: hay un chip integrado en las mismas que establece que, llegado determinado número de impresiones, la impresora deje de funcionar.
  • Las bombillas que, en 1911, lograron alcanzar una duración certificada de 2.500 horas tienen hoy una vida útil de menos de la mitad. Ahora sólo pueden verse en museos.
  • Las medias de nylon tenían una vida muy larga: las mujeres eran felices en 1940; los empresarios se resentían. Solución: el hilo eterno desaparece de la producción, las medias vuelven a durar poco, los empresarios son felices.

Se acorta la vida de los productos para asegurar la venta continuada de productos: “un artículo que no se desgasta es una tragedia para los negocios”. Hablamos, cómo no, de la obsolescencia programada, una estrategia empresarial propuesta en su día, tras el Crash del 29, por Bernard London, lo que asegura la permanencia del capitalismo exacerbado. Se le atribuye el crecimiento de la economía occidental: mientras se venda, hay producción; mientras haya producción, hay empleo y, por lo tanto, una supuesta vida digna para el trabajador/proletario.

Ni creo que esta estrategia sea sostenible a largo plazo (los recursos son finitos), ni creo que como opio para el pueblo sea válido (¿por qué no se dirige esa fuerza de trabajo hacia otras metas?).

Más info: RTVE

Encuentro digital con Cosima Dannoritzer, directora del documental.

OTRO INTERESANTE DOCUMENTO SOBRE CONSUMO RESPONSABLE

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Otra viñeta de Montt es posible

Gas_Montt

Una viñeta más de Montt recogida de su blog Dosis Diarias. Centro de atención: las parejas y su pérdida de fuelle con el paso del tiempo. ¿Desamor, dejadez, desilusión, decepción, desinterés, déjalo para mañana que hoy me duele la cabeza?

¿Esperamos del otro lo que no hacemos nosotros, mientras el otro espera de nosotros lo que él no hace por el otro? Este galimatías tiene sentido, léanlo con detenimiento (vaya, no sé qué me pasa hoy con las palabras que empiezan por “d”).  Desnortémonos (tela, me ha vuelto a ocurrir), vayamos hacia el sur. Igual así conseguimos cambiar algo.

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Canciones para un martes

radio antigua

ROWLAND S.  HOWARD
/ Pop Crimes

MULTI-FAMILY GARAGE SALE / Land of the loops

THE CHAMELEONS / Second Skin

LCD SOUNDSYSTEM / Dance Yrself Clean

GRINDERMAN / Palaces of Montezuma

* Los vídeos no lo merecen, pero les aseguro que los temas sí.

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Patti Smith y Robert Mapplethorpe / Tiempo de reflexión

Patti_Robert_

Éramos unos niños (Lumen, 2010) es el libro autobiográfico que Patti Smith dedica a su relación con Robert Mappelthorpe. La muerte del fotógrafo en 1989, a causa del VIH, convierte sus páginas en una suerte de elegía o expiación. Patti Smith cumple así la promesa que le hizo 20 años atrás, escribir su historia en común.

Se conocieron en “el mes de julio de 1967 y eran unos niños, pero a partir de entonces Patti Smith y Robert Mapplethorpe sellaron una amistad que solo acabaría con la muerte del gran fotógrafo en 1989. De eso habla este espléndido libro de memorias, de la vida en común de estos artistas, los dos entusiastas y apasionados, que cruzaron a grandes pasos la periferia de Nueva York para llegar hasta el entro neurálgico del nuevo arte. Fue así que acabaron instalándose en el hotel Chelsea y se convirtieron en los protagonistas de un mundo hoy ya perdido donde reinaban Allen Ginsberg, Andy Warhol y sus chicos, y se creaban las grandes bandas de música que marcaron los años finales del siglo XX, mientras el sida hacía estragos”. Fuente: Time Out New York.

Lo adictivo de sus páginas orbita en torno al aura de sus protagonistas, su vida bohemia y casi sin prejuicios; unos trazos biográficos que están lejos de lo que conocemos hoy en día de ellos y que nos hablan de superviviencia, de hambre, de miseria, de polaroids, libros, prostitución, homosexualidad, drogas y una entrega absoluta entre artista y musa (ambos lo fueron el uno para el otro y ambos encontraron su lugar dentro del arte). Pero, sobre todo, es un libro que nos muestra el sinuoso y nada fácil camino recorrido por cada uno de ellos, desde el anonimato más absoluto hasta su definitiva consagración como artistas. En definitiva, un libro recomendable, de prosa fácil y repleto de referencias culturales para aquellos que nacimos escuchando a Janis Joplin y Bob Dylan en los tocadiscos de nuestros padres.

La anécdota: Patti Smith leía el futuro en las cartas. Si es que… nadie es perfecto.


—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-