¿Qué fue de la propiedad intelectual, las patentes y la privacidad de la información? / Otra economía es posible

‘Wikinomics’ es un término que acuñó Tapscott (junto a Anthony D. Williams) y que hace referencia a todo aquello creado bajo el concepto de economía colaborativa y digital. Léase, la economía que surge de la colaboración entre grupos humanos a raíz de las relaciones sociales generadas por el 2.0. En este contexto, el ‘prosumidor’ (aquel que no sólo consume, sino que también produce) alcanza el rol protagonista.

Ejemplos hay muchos y muy variados. Lo más conocidos son WikipediaYouTube,LinuxMySpace, donde ya no existe un único creador, sino creadores múltiples: cada uno de nosotros aporta su granito de arena al resultado final. Todos nos convertimos así en co-autores. Y esto es sólo la punta del iceberg de un mundo que todavía está por llegar donde la interacción es condición sine qua non para el desarrollo máximo de la sociedad.

Pero la economía colaborativa no sólo está cambiando la forma en que trabajan las empresas, también está metamorfoseando los colegios, las universidades, la ciencia, la política, los medios de comunicación, la industria musical… incluso cómo nos comunicamos los unos con los otros. Las nuevas tecnologías han puesto en un brete a tan cotidianos asuntos e instituciones. Como sostiene el propio Tapscott, “todo un nuevo modelo basado en Internet está emergiendo”. Y si el futuro del mundo está en Internet, quedarse fuera es todo un suicidio personal y profesional. Seamos nativos o inmigrantes digitales, la economía y la sociedad ya no son las que eran, ya no funcionan de la misma manera. Y, como dice la sabiduría popular, adaptarse o morir (Darwin manda). Seguir leyendo

La escuela como túnel del tiempo / Tiempo de reflexión

Pizarra
El fin de semana del 15 y 16 de octubre de 2010 tuvo lugar uno de los eventos 2.0 más interesantes de los últimos meses, el Global Education Forum 2010 (GEF10) , con ponentes tan imponentes -permítanme la cacofonía- como Marc Prensky, inventor y diseñador de juegos, y Richard Gerver,  director de  Happy Secrets, entre muchos otros.

A lo largo de estos dos días se habló largo y tendido sobre cómo las nuevas tecnologías están cambiando la educación. Y, sí, la educación está cambiando, pero no el sistema educativo. Permítanme reflexionar sobre ello, no como experta en la materia, ni siquiera como implicada, sino como “tocapelotas” profesional que no entiende demasiadas cosas. Seguir leyendo

Criticar por criticar o no_Identidad digital vs Identidad física

Imagen: antivirus

Los últimos días se ha estado hablando mucho del agujero de seguridad en el chat de Facebook. Esto me ha llevado a pensar de nuevo en la identidad digital de cada uno de nosotros en las redes sociales, en nuestra huella digital, en cómo nos perciben y hacemos que nos perciban los demás.

Hoy por hoy, parecen coexistir dos realidades paralelas, la física y la virtual. Pero no nos engañemos, nuestro perfil en las redes sociales, en la web 2.0 y el que tenemos en la calle, con nuestros amigos, nuestra familia o en el trabajo, se dirigen hacia un punto común, nuestra imagen pública, a la que van dando forma. Por lo tanto, yo no hablaría de dos mundos separados, distintos, sino de uno mismo: tampoco nos comportamos igual en un contexto que en otro, con unas personas u otras, pero no dejamos de ser nosotros y nuestros múltiples yoes.

POSIBLES ERRORES

Por eso mismo, recordar que debemos tener cuidado con lo que decimos o incluimos (fotos, vídeos, etc.) en las redes sociales no está de más. El caso de aquella persona que tiene como amigo a su jefe y mete la pata con un comentario sobre el trabajo es más común de lo que pensamos. Llamémosle ingenuidad, si quieren. El caso de aquella otra persona que es descartada en un proceso de selección por la cantidad de fotos colgadas en Facebook en las que aparece borracha, drogada o desnortada… En fin, llamémosle doble moral, si quieren, pero así funciona y así se lo hemos contado.

Imagen: medicablogs.diariomedico.com

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Tiempo de reflexión_Geekonomía, de Hugo Pardo Kuklinski

GEEKONOMÍA, UN RADAR PARA PRODUCIR EN EL POSTDIGITALISMO

Autor del libro_Hugo Pardo Kuklinski

Como afirma Antonio Bartolomé Pina en las páginas de Geekonomía, “en la era de la sobreinformación, el prestigio está configurado por el grado de atención de los otros”. Es decir, como empresa, institución, persona o profesional puedes publicar todo lo que quieras y puedas, pero tu grado de importancia depende de tu visibilidad (cuánto eres leído, citado, etc.). Algo que hoy en día, gracias a las redes sociales, es relativamente más fácil de conseguir. Una visibilidad que aporta reconocimiento, prestigio, condición de experto (sea cual sea la materia) y, por ende, aunque sea de manera indirecta (todavía no podemos hablar de ingresos por publicidad de cierto peso y, mucho menos, de forma pluralizada), genera un ROI, un retorno de la inversión (tiempo, dinero, energía), a modo de conferencias, charlas, trabajo, alumnos, clientes o similares.

Seguir leyendo

Otro vuelta de tuerca es posible_Nuevas tecnologías + Pinball

Fuente_oclacc.org

Cuando como empresa, institución o personal branding nos planteamos el uso de las redes sociales y la creación de un blog como posibles (necesarias, diría yo) herramientas de comunicación debemos ser conscientes de la gran diferencia que suponen respecto a los métodos de antaño.

Como diría Matías Palm Jensen, Ceo y Director Creativo de Farfar (Suecia), EL JUEGO DE LA VIEJA GUARDIA PUBLICITARIA ERA EL BOWLING, donde la agencia lanzaba una bola (mensaje) intentando derribar el mayor número de bolos a través de un plan de medios establecido y lanzando la bola tantas veces como permitiera el presupuesto; mientras que EL JUEGO DE LA NUEVA PUBLICIDAD ES EL PINBALL, en el que la agencia creativa lanza una bola (que ya no es un mensaje sino un contenido de valor) a sus públicos/usuarios y ellos hacen que rebote. En el pinball no se sabe hacia dónde rebotará exactamente cada bola, pero cuanto más rebote mejor. Es decir, estamos ante PUBLICIDAD QUE NO PARECE PUBLICIDAD!!!!! ¿Es necesario que especifique que hablo del reenvío de noticias, vídeos, imágenes e información? Seguir leyendo

Tiempo de reflexión_Contador de Social Media en tiempo real

Reflexionen ustedes mismos sobre el número exponencialmente creciente de la actividad en redes sociales, móviles y juegos en THE SOCIAL MEDIA COUNTER (en tiempo real). ¿Su autor? Gary Hayes.

—————————————————————-

Bookmark and Share

—————————————————————-

Terra incógnita_las claves del periodismo 2.0_Newwws!

Cómo ser periodista 2.0 o crear un medio digital sin morir en el intento, así podríamos haber titulado este artículo. Y es que, en definitiva, los periodistas –vieja o nueva escuela- lo tenemos crudo ante tanta overdose tecnológica y diversidad de demandas a la que nos vemos sometidos.

Frente al tan cacareado periodista One Man Band, una se queda paralizada, sobre todo teniendo en cuenta que ni los propios medios saben hacia dónde se dirigen -ni ellos mismos, ni esta revolución tecnológica-. Si a ello le sumamos la crisis del sistema económico mundial, podemos decir que esto no ha hecho más que empezar.

Imagen: “El hombre orquesta” (One Man Band, 2005), corto de Pixar

Cabe la posibilidad de equiparar el estado mediático actual a una realidad Photoshop. Es decir, tendríamos diferentes capas que, agrupadas, darían una imagen global del fenómeno. O lo que es lo mismo, para entender lo que está pasando, necesitamos tener presente los diferentes elementos que articulan la realidad.

Por una parte, la industria periodística –conocer su lado empresarial, por supuesto-; por otra, el rol del periodista -qué cambia del papel al 2.0- y, finalmente, las nuevas oportunidades que surgen de cualquier crisis. Sin duda, estamos en un mundo nuevo, un mundo conectado, y eso requiere, por ende, de nuevos modelos de negocio y nuevos comportamientos.

Así lo apuntó Víctor Puig, director de reputación y contenidos en Overalia, el pasado martes, en la última conferencia de Newwws!, “un espacio para reflexionar sobre la comunicación editorial en los nuevos espacios digitales” que ha tenido su sede en el IED durante los últimos cuatro meses.

Puig habló de publicidad en Internet -que es, al fin y al cabo, lo que mantiene los medios y a los periodistas-, poniendo de relieve el mayor sufrimiento de los nativos digitales frente a los provenientes del papel, pues son estos últimos los únicos que cuentan con balón financiero detrás y un prestigio ya consolidado.

Los nativos digitales, hasta que todo esto se estabilice y el dinero fluya con normalidad, se ven obligados a mantener una estructura de gastos imposible y eso pese a que el tamaño de las redacciones digitales se ha reducido a la mínima expresión. Y es que la pela es la pela, amigos, y nadie escapa a su influencia. Que se lo digan a los responsables de Soitu y Factual, tan interesantes como fallidos proyectos mediáticos.

Los medios, desde luego, deben despabilar si no quieren quedarse fuera del reparto, ya que Google controla el 70 % de la publicidad online y los usuarios están leyendo contenidos alternativos (19,7% blogs, 80,6% redes sociales).

Imagen: Vía Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña

Pero no sólo eso. ¿Puede un medio digital plantearse, como contraprestación, cobrar por el contenido y así financiarse? La respuesta es clara, según un estudio realizado por Nielsen (27.000 usuarios de 52 países, 2010). El 70% de los usuarios está dispuesto a pagar si el contenido ofrecido es de calidad, el 75% no está dispuesto a pagar si ya es subscriptor de medio en su edición en papel.

¿Cómo hacer rentable, entonces, un medio digital acostumbrados a los altos márgenes de rentabilidad del papel a lo largo de los dos últimos siglos? He aquí el verdadero puntal del periodismo 2.0. La cuestión, como señala Jeff Jarvis y recoge John Carlin en El País, es que “aunque haya un núcleo reducido de personas dispuesto a pagar por leer noticias exclusivas o columnas bien escritas, la realidad es que los ingresos que generan no compensan las inevitables pérdidas de publicidad”.

Pero opiniones hay para todos los gustos. En una entrevista publicada ayer por PR Noticias, Francisco Frechoso, director del digital Cuarto Poder, no cree que el futuro pase por el pago de contenidos. Así las cosas, veremos qué nos depara el periodismo a corto y medio plazo.

Espero que los contenidos de pago no se conviertan en acomodo de connaisseurs, en joya informativa destinada sólo a una elite documentada y económicamente solvente. Espero, también, que no tengamos que hablar de ciudadanos de primera con acceso a información de relevancia versus ciudadanos de segunda con acceso a información tratada de forma superficial.

Desde luego, el futuro del periodismo es harto complicado. No obstante, tras escuchar a Puig, me atrevo a aventurar algunos aspectos del horizonte mediático:

1. El papel seguirá existiendo, pero en menor medida, y conviviendo con el digital. Un digital que, poco a poco, impondrá sus nuevas formas-hábitos y será accesible-digerible para todos. Si las redacciones serán integradas (un mismo periodista trabaja en ambos formatos) o segregadas (diferentes periodistas para diferentes formatos) quedará a merced del buen entender del responsable de cada medio.

2. Habrá una bicefalia mediática, aquella parasitaria que haga copy&paste de las noticias de agencia o de las noticias de otros –agenda externa– y aquella otra que elabore sus propias noticias, crónicas y reportajes desde un punto de vista particular, profundo y personal –agenda propia-. El usuario decidirá si le interesa la asepsia informativa o el trabajo serio y reflexivo.

3. Entre tanta maraña informativa, el papel del experto cobrará vital importancia a la hora de diferenciar el grano de la paja, lo bien escrito de lo zafio, lo profundo y riguroso de lo superficial y sin documentar. Y este rol de prescriptor podrá encontrarse tanto en el papel como en el digital. Todo ello, pese a que como apunta Puig, actualmente las redacciones, en un alarde de incongruencia y estupidez (expresión y adjetivos de cosecha propia), se están becarizando en exceso.

4. Sí, los periodistas nos veremos obligados a ser hombre orquesta donde las habilidades multimedia estarán a la orden del día, así como la inmediatez en continuo equilibrio con el análisis y la interacción diaria con las redes sociales.

5. El SEO (Search Engine Optimization) será un protagonista más. Porque somos lo que publicamos, pero también lo que los demás publican sobre nosotros y para eso la visibilidad, el posicionamiento en buscadores, es una herramienta imprescindible.


Bookmark and Share


——————————————————

PUBLICADO POR LA QUE ESTO SUSCRIBE EN YOROKOBU.ES

——————————————————